Ayudando a los esfuerzos por los desastres de huracán en Houston, Texas

Friday, Oct. 06, 2017
By Jean Hill
Director, Diocese of Salt Lake City Peace and Justice Commission
La semana pasada, viajé a Houston para lo que fue la conferencia más única y con más propósitos a la que yo haya nunca asistido.
Así como con todas sus conferencias anuales, Catholic Charities USA (de la cual CCS de Utah está afiliada) planean esta reunión con meses de anticipación sin sospechar que un huracán como Harvey iba a azotar el área. En la semana siguiente al paso del huracán, no estaba claro si la conferencia iba a suceder. Pero entonces se supo de varias Caridades Católicas dentro del camino de Harvey que urgían a sus asistentes a asistir para ser parte del esfuerzo de reconstrucción.
Estoy muy contenta de que así fuera. No solo la cancelación de una conferencia de entre 600-700 personas causaría un daño económico adicional a los empleados del hotel y a los negocios que frecuentamos, pero el po-der tener la oportunidad de participar en los continuos esfuerzos de las actividades de recuperación que siguen semanas después aun cuando los rescatistas y la Cruz Roja han dejado el área.
La conferencia fue una experiencia de aprendizaje para alguien que proviene de un estado en donde son muy pocos los desastres naturales, pero en donde se tiene de a responder el llamado de ayuda de los demás. Lo que aprendí de Houston y de las Caridades Católicas en los estados en donde los huracanes, tornados y otros desastres naturales son experiencias recurrentes es muy relevante para muestras respuestas locales a las personas en todos lugares.
De la manera más simple, la lección es ‘orar, permanecer y pagar’. Como el director de las Caridades Católicas de Oklahoma describió, las personas necesitan de nuestras oraciones después de ser azotados por una tragedia, pero no necesariamente nos necesitan a nosotros o a nuestras cosas, inundándoles en los días después de s desastres. En su lugar, ellos necesitan que permanezcamos en nuestros hogares y dejemos que las agencias locales, gobierno, organizaciones sin fines de lucro, nos hagan saber qué es lo que se necesita y cuando se necesita. También necesitan nuestras contribuciones inmediatas de dinero, más que nuestras ropas, y cobijas usadas o nuestra sobra de comida enlatada.
Aquellas personas que trabajan en Texas, Luisana y Oklahoma, me contaron varias historias de almas bondadosas que comenzaron colectas de ropa o cobijas en los estados lejanos a los desastres. Mientras que las intenciones se aprecia, muchas veces las agencias recibían mucho más de lo que podían usar, o almacenar. En Houston, por ejemplo, no había riesgos con el agua potable, pero las Caridades Católicas del área ahora están llenas de pilas y pilas de agua embotellada para almacenar en algún lugar o usar sus recursos para enviarlas a otro lugar.
Aprendí algo de esto conforme descargábamos, ordenábamos y acomodábamos camiones llenos de donaciones provenientes de otras áreas de Texas. Dividimos las donaciones en cajas individuales para entregárselas a los habitantes de Beaumont y de otros vecindarios severamente dañados. Las cosas eran utilizables, pero las cajas de alimentos tendían a estar llenas de galletas, papas con muy poco valor nutricional, También aprendí que una caja de donaciones de productos de limpieza, puede ser arruinada, por ejemplo, por una botella de cloro que chorreé. Cuando dones ten por seguro que todo este bien cerrado!
Algunos de los asistentes a la conferencia también participaron en los esfuerzos de proselitismo de las agencias de Caridades Católicas en Texas. Estos voluntarios fueron puerta por puerta, revisando que es lo que les faltaba a los residentes y dándoles a través de las donaciones monetarias recibidas. El dinero podría parecer una donación fría, pero le da la flexibilidad de respuesta a las agencias ante las diversas situaciones tales como residentes tratando de conseguir algún medicamento recetado, en necesidad de comida fresca, o que no pueden pagar el transporte o un alberge alternativo debido a su situación peligrosa en su hogar.
Les aseguro, donantes de Utah, las contribuciones monetarias a Caridades Católicas USA son puestas para el bien de todos. Conforme atestigüe, las agencias Católicas no siempre están equipadas para responder desde el principio a los desastres, pero son las ultimas en irse. Las necesidades en Texas son todavía muchas, nuestras donaciones a Caridades Católicas USA para los esfuerzos de recuperación en Texas, Luisana y Puerto Rico  y los Catholic Relief Services para México y para los territorios afuera de los Estados unidos y en el caribe, son ciertamente utilizados para proteger la dignidad y santidad de la vida humana en áreas azotadas por calamidades naturales.
Jean Hill es la directora de la Comisión  de Paz y Justicia de la  diócesis de  Salt Lake City.
Traducción: Laura Vallejo
For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2017 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.