El diácono Cummings: La Catedral de la Magdalena ofrece 'un vistazo de Dios'

Friday, Sep. 13, 2019
El diácono Cummings: La Catedral de la Magdalena ofrece 'un vistazo de Dios' + Enlarge
El reverendísimo Oscar A. Solis, Obispo de Salt Lake City agradeció a los asistentes a la Bihop's Dinner por su apoyo incondicional a la Catedral de la Magdalena.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — La 16ava Bishop’s Dinner, se llevó a cabo el 4 de septiembre en el hotel Grand América, reuniendo cerca de 600personas de diversas comunidades dentro de la diócesis Católica de Salt Lake City. El evento es a beneficio de la Catedral de la Magdalena.

“La Catedral no solo es la Iglesia madre de la Diócesis de Salt Lake City, es también a iglesia que da la bienvenida a todas las personas sin importar sus creencias, es un lugar de alabanza en donde las personas pueden experimentar la presencia viva de Dios,” dijo el Obispo Oscar A. Solis en sus comentarios.

Entre los asistentes estuvieron el Elder M. Russell Ballard, Presidente del Quorum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días; Khosrow Semnani y su esposa, Ghazaleh; la senadora Luz Escamilla; José Borjón, cónsul de México en Utah, y su esposa Blanca Vallejo; y Phil y Sandy McCarthey de la Fundación de la familia McCarthey. Representando a la diócesis estuvieron el obispo; Monseñor Colin F. Bircumshaw, vicario general; Monseñor J. Terrence Fitzgerald, vicario general emérito; el diácono George Reade, canciller y su esposa Mary; así como varios sacerdotes y religiosas.

Las oraciones de bienvenida y de terminación fueron ofrecidas por los estudiantes de las tres preparatorias Católicas de Utah.

Durante sus comentarios de bienvenida el padre Martin Diaz, rector de la Catedral, reflexionó sobre el tema del evento “De la piedra y mortero, al corazón y el alma.”

El 15 de agosto fue el 110 aniversario de la dedicación de la Catedral de la Magdalena, dijo el padre Diaz, así es que “esas piedras tan antiguas están unidas pro el mortero. Nuestros corazones están y nuestras almas están unidas por el amor. La Catedral no es nada sino un testamento de bienvenida; un testamento de amor.”

Durante la cena se presentó un video en tributo a la memoria de los fallecidos Alan M. Lipman, de Nancy Lipman Giles, y de Robert P. Evans por “las grandes contribuciones que realizaron a la diócesis y a la Catedral y a sus respectivas parroquias durante su camino de vida,” dijo Monseñor Joseph M. Mayo en sus comentarios.

El ponente de la cena fue el diácono Owen Cummings, autor y nativo de Glasgow Escocia quien es el Presidente Regente de teología en el seminario Mount Angel en Oregón.

El diácono Cummings llegó a los Estados Unidos junto a su esposa e hijos respondiendo a un anuncio para la posición de director de educación religiosa de la Catedral, así es que “de alguna forma, esta noche, es como regresar a su hogar,” dijo Monseñor Mayo al presentar al diácono.

Inclusive antes de que la Catedral de la Magdalena fue edificada en 1900, los Católicos en Utah, quienes eran de diferentes etnias y antecedentes, se reunieron en el Día del Señor para “alabar para celebrar la Eucaristía, la Misa. Eso es lo que los Católicos hacen. Eso fue y es la Iglesia. Es a través de sus reuniones de alabanza, para la celebración de la Eucaristía que los ladrillos edificadores de la Catedral de la Magdalena fueron formados, de los “corazones y almas” de “piedras y morteros,” dijo el diácono Cummings.

A pasar de que la comunidad de alabanza es primariamente de la Iglesia eso “no significa que el edificio en donde alabamos es redundante o no importante,” dijo el diácono. “Es muy importante. Los seres humanos necesitan símbolos tangibles y sensibles de las cosas que más valoran. Es por eso que ponemos anillos en nuestros dedos para simbolizar nuestras relaciones. Es por eso que tomamos fotografías de nuestras familias, de nuestras esposas, de nuestros hijos y nietos, de nuestros amigos. Todos son símbolos, símbolos que nos ayudan a hacer presentes y públicos las realidades que marcamos. Los Católicos aman los símbolos. Especialmente los símbolos de la amorosa presencia de Dios entre nosotros que es el centro de todo.”

Las Iglesias “son vistazos de Dios,” dijo el diácono. “Nuestros edificios son símbolos de la presencia de Dios, de un Dios cuyo mejor nombre es Amor. La Catedral de la Magdalena es un símbolo particularmente espléndido de la presencia de Dios en esta ciudad.” Así es que, dijo el diácono, “la santidad de la asamblea Cristiana, de quienes alaban, de las personas de la santidad del edificio de la Catedral de la Magdalena no están en competencia, no se trata de decir cual es más importante- todos están armoniosamente relacionados y constituidos mutuamente.”

La Catedral “es un espacio en donde cada uno de nosotros, en nuestra propia manera, con nuestras propias circunstancias, nos podemos hacer más persuasivos y atractivos, a ‘una luz de naciones’ a un pueblo de fe, esperanza y especialmente al amor de nuestros semejantes.”

Durante sus comentarios el Obispo Solis agradeció a quienes asistieron a apoyar el contínuo ministerio de la Catedral.

Reconociendo las diferentes religiones, culturas, el Obispo dijo que estaba agradecido por quienes están comprometidos con la misión de crear una sola familia “en donde nos vemos y platicamos, no como desconocidos, sino como hermanos y hermanas.”

 

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.