El Obispo Solis es el ponente principal durante la conmemoración de la Misa del 1879

Friday, May. 10, 2019
El Obispo Solis es el ponente principal durante la conmemoración de la Misa del 1879 + Enlarge
El Obispo Oscar A. Solis fue el orador principal durante el trobuto realizado el 2 de mayo en el tabernáculo de St. George.

Traducido por: Laura Vallejo

ST. GEORGE — El  2 de mayo el tabernáculo de 150 años en St. George estuvo totalmente lleno de hombres y mujeres, esto no para un servicio sino para la conmemoración de un evento histórico: El 25 de mayo de 1879, el padre Lawrence Scanlan, quien entonces era un sacerdote misionero y quien después se convirtiese en el 1er. Obispo de Salt Lake City, celebró una Misa en el edificio propiedad de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días (vea la  historia a la derecha).

Entre los asistentes al tributo del histórico interreligioso estuvieron el Reverendísimo Oscar A. Solis, 10mo Obispo de Salt Lake City, el Elder Craig C. Christensen, Autoridad General  de los Setenta y Presidente del Area de Utah; el  Elder Steven E. Snow, de la Autoridad General  de los Setenta e Historiador de la iglesia; Monseñor Terrence M. Moore, sacerdote retirado de la Diócesis Católica de  Salt Lake City representantes de varias organizaciones religiosas del área.

Tambien presentes estuvieron los descendientes de  John MacFarlane, quien fue quien invitó al padre Scalan a celebrar la Misa en el tabernáculo y quien diriguió al coro del Tabernáculo de St. George , los cuales fueron queiens proveyeron del ministerio de la música durante dicha Misa.

Durante el tributo, un coro interreligioso bajo la dirección de John Ribera presentó el Ave Maria de Mozart así como el Aleluya de Bethoven.

El Obispo Solis fue el orador del evento. Durante los comentarios finales el Elder C. Christensen dijo que el púlpito desde que hablo el Obispo Solis en su presentación ha sido usado por varios Presidentes de la Iglesia LDS desde Brigham Young hasta el presidente Russell M. Nelson.

Anterior al discurso del Obispo Solis el Elder Snow relató la historia de cómo la Misa de 1879 fue posible en el tabernáculo. Él dijo que el Obispo Scalan “fue un héroe… viajó grandes distancias bajo difíciles condiciones para realizar ministerio a un rebaño que estaba esparcido por todo el territorio de Utah.”

El tatatarabuelo de Snow, el Apóstol LDS Erastus Snow, fue quien dio el permiso para que se realizara la Misa.

Citando al padre Scalan “creo que ustedes se equivocan y ustedes creen que yo estoy equivocado, pero esto no debe de impedirnos el tratarnos siempre con respeto y consideración,” dijo Snow. “Creo que ese consejo es totalmente válido en el mundo de hoy en día.”

Antes de presentar al Obispo Solis, monseñor Moore habló de sus relaciones con los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

 “En mis 52 años en Utah siempre ha parecido que cada asignación dada por mi Obispo siempre hemos podido trabajar de manera muy positiva y con finas interacciones con los hermanos y hermanas en su iglesia.”

Durante sus comentarios el Obispo Solis dijo sentirse orgulloso de representar a la comunidad Católica de Utah durante “una historia interesante e inspiradora de comunidad entre personas de diferentes creencias.”

El Obispo Solis dijo que la cercana camarería entre la Iglesia Católica y la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha sido por la Divina providencia, agregando que “tiene una profunda base espiritual, lo cual le da un gran significado.”

Que un sacerdote Católico pudiese celebrar la Eucaristía en el tabernáculo LDS en 1879, dada la cultura es ese tiempo “es verdaderamente sorprendente e inconcebible para muchos,” dio el Obispo agregando que no lo era para Dios.

“Cada reunión interreligiosa es una bendición de Dios, y nos brinda un importante camino para construir puentes y relaciones entre personas de diferentes afiliaciones para así poder cultivar relaciones más sólidas entre personas en nuestra comunidad para así construir la tan importante civilización de amor, justicia y paz,” dijo el Obispo.

El tributo a este histórico evento ha sido una inspiración “para permanecer fieles a nuestra sagrada responsabilidad ministerial, así como para el compromiso de servir al Pueblo de Dios puesto a nuestro cuidado para su bienestar y el bienestar común,” dijo el Obispo Solis agregando que “nos ayuda a convencernos de que una pequeña cantidad de bondad hacia los demás es muy noble ante los ojos de Dios.”

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.