El Obispo Solis visita el Líbano

Friday, Jul. 06, 2018
El Obispo Solis visita el Líbano + Enlarge
Durante una visita al Líbano del 18-25 de junio del 2018 un contingente de Obispos de los Estados Unidos se reunieron con el Patriarca Ortodoxo John X of Antioch y con todo el Este. Aquí de izq. a der. El Reverendísimo Rev. Gregory J. Mansour, Obispo de la Epircapía de San Marón de Brooklyn y presidente de la Cámara de Directores de Catholic Relief Services; el Reverendísimo. Timothy P. Broglio, Arzobispo de los Servicios Militares de los Estados Unidos y presidente del Comité sobre Justicia y Paz internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y presidente de la Cámara de Directores de Catholic Relief Services; el Patriarca John X; el Reverendísimo Samuel J. Aquila, Arzobispo de Denver; el Reverendísimo A. Elias Zaidan, Obispo de la Epircapia de Nuestra Señora de Líbano de Los Ángeles; y el Reverendísimo. Oscar A. Solis, Obispo Salt Lake City.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

Intermountain Catholic

 SALT LAKE CITY — Durante su reciente visita al Líbano, el Obispo Oscar A. Solis vio de primera mano el contraste entre la construcción de puentes y la construcción de muros para liderar con las diferencias religiosas.

El país, el cual está localizado en el mar mediterráneo, comparte fronteras con Syria e Israel. En años recientes el Líbano ha batallado para proveer servicios  los 2 millones de inmigrantes y refugiados quienes huyen de la persecución y sus conflictos en sus países de origen Religiosamente, el país es predominantemente Católico y Musulmán; el rito Maronita Católico fue fundada cerca del Monte Líbano  a finales del Siglo IV. Después del conflicto militar que duró de 1975 al 1989 un gobierno parlamentario democrático fue establecido el cual requiere que el presidente del país sea un Cristiano Maronita, el Represéntate de Parlamento Shi’a Musulman y el Primer Ministro Sunni Musulmán.

La visita del Obispo Solis al Líbano llegó como resultado de una invitación el año pasado del Cardenal Bechara Boutros al-Rahi el 77 avo Patriarca Antioch y cabeza de los Maronitas Católicos que viven en el extranjero, quien visitó Utah en el mes de octubre. Debido a que cerca de la mitad de los Libaneses Maronitas Católicos viven en el extranjero, el cardinal viaja regularmente para poder realizar ministerio. En Utah existe una congregación maronita, quienes se reúnen en la Iglesia de San Judas Maronita en Murray. En su reunión con el Obispo Solis el Cardenal Boutrus-al Rahi lo invitó al Líbano.

El Obispo Solis aceptó la invitación y viajó por una semana comenzando el 18 de junio. Formó parte de un contingente que incluyó al Reverendísimo A. Elias Zaidan, Obispo de la Epircapia de Nuestra Señora de Líbano de Los Ángeles; el Reverendísimo Samuel J. Aquilla, Arzobispo de Denver, Colorado; el Reverendísimo Timothy P. Broglio, Arzobispo de los Servicios Militares de los Estados Unidos y presidente del Comité sobre Justicia y Paz internacional de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos; y el Reverendísimo Gregory J. Mansour, Obispo de la Epircapía de San Marón de Brooklyn y presidente  de la Cámara de Directores de Catholic Relief Services.

En su estancia en el Libano, se reunieron con los diferentes lideres del pais, incluyendo al presidente Michel Aoun. El presidente les explicó que los 4 millones de ciudadanos del país, 2 millones viven en el exterior, mientras que al mismo tiempo hay 2 millones de refugiados, muchos de los cuales son Musulmanes en el Líbano.

El Obispo Solis dijo que el presidente Aoun está preocupado sobre la habilidad económica del país para proveer servicio a los refugiados por la falta de recursos gubernamentales, agregando que Auon estaba orgulloso  por la posición del país al ser el centro del diálogo internacional sobre el diálogo religioso y ecumenismo. El presidente libanés también pidió a la comunidad internacional para ayudar a encontrar un hogar permanente para los refugiados, dijo el Obispo Solis, quien junto al resto de la delegación de los Estados Unidos visitaron a algunos campos de refugiados y hablaron con las personas que allí estaban.

“Si uno escucha la radio o ve las noticias en la televisión, no ve todo el panorama” de lo que la vida es en esa parte del mundo, dijo el Obispo Solis. Se reunió con “Cristianos quienes tuvieron que huir de sus países [por persecución religiosa o conflictos militares] ; escuchar la historia de lo que pasaron en su escape, y sus hijos traumatizados por la violencia, el miedo y la incertidumbre, eso te pega directo en el corazón.”

Los obispos de los Estados Unidos también visitaron un refugio para personas que son víctimas de crímenes violentos y de tráfico de humanos de Etiopia, Eritrea, Egipto, Irak, y de las Filipinas. La ayuda para los albergues se recibe a traves de Caritas Internacional, un grupo de ayuda de organizaciones católicas quienes trabajan con los pobres y oprimidos en 200 países del mundo. Catholic Relief Servives, la organización internacional humanitaria de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos es miembro de Caritas Internacional.

“El trabajo de Caritas Internacional y de Catholic Relief Services en alcance es increíble,” dijo el Obispo Solis. “Te hace sentir orgulloso de ser Católico y ver como la Iglesia Católica los alcanza y cumple con las necesidades de las personas que necesitan de cariño, cuidados y compasión, ternura para hacerlos sentir la dignidad de ser considerados seres humanos... Asistiendo a las necesidades de los inmigrantes desplazados – te rompe el corazón el ver y escuchar sus historias. El ver con tus propios ojos, el ver sus rostros hace la diferencia. Uno inmediatamente siente sus heridas, su dolor, su sufrimiento es tremendo. Te hace llorar.”

Hablando con lso refugiados el Obispo Solis escuchó a muchos de ellos decir que con la inestabilidad política, económica y religiosa, no hay futuro para ellos en sus países de origen y no hay nada para regresar, lo cual hace que su repatriación sea muy difícil.

La Conferencia de obispos de los Estados Unidos también se reunió con los patriarcas Cristianos de la región, quienes enfrentan persecuciones religiosas es sus países. “Están contentos de que existan personas que expresan su interés en conocer lo que está sucediendo en el Medio Este,” dijo el Obispo Solis.

Además, los Obispos de los Estados Unidos se reunieron con algunos líderes del Sunni y Shiite libanes, quienes junto a los Cristianos “están tratando de albergar el diálogo religioso y tratando los problemas con un espíritu ecuménico,” dijo el Obispo Solis. “Es muy hermoso aprender acerca de la necesidad de una solidaridad global – la necesidad de estar más alertas sobre lo que realmente está sucediendo en esas áreas.”

La visita de los obispos no estuvo estrictamente enfocada en cuestiones políticas o sociales. También visitaron el Monasterio de San Marón Annaya, el cual alberga la tumba de San Charbel en el Valle Kadisha, en donde las comunidades monásticas Cristianas han existido por siglos. Para visitar a uno de los monjes, los obispos escalaron cerca de dos millas por una muy angosta y rocosa vereda. El monje, quien ha vivido allí por 40 años tenía “una alegría reflejada en su rostro,” dijo el Obispo Solis, agregando que los monjes “viven una vida apartados del mundo, una vida de oración, una vida de trabajo y estudio- eso es lo que hacen.”

En el último día de su visita, de los obispos fueron al Mar de Tyre.

Fue cerca de allí como lo cuenta Marcos 7:24-30 en donde una mujer Syria rogó a Jesús que curara a su hija. Siendo este el lugar en donde Jesús camino fue muy inspirados, dijo el Obispo Solis.

También mientras en Tyre los obispos pudieron ver el cemento masivo de la muralla que Israel esta construyendo en Golan Heights para separarse de Syria.

“Vi con mis propios ojos como las diferencias pueden dividir a las personas, en lugar de construir puentes,” dijo el Obispo Solis, agregando que también pudo ver los cercanos campos de refugiados sirios. “¿Qué vida tienen ellos,? preguntó el Obispo.

En contraste, los obispos también conocieron a algunas mujeres religiosas consagradas Católicas quienes viven en un campo entre los palestinos y musulmanes. “Cuando les pregunté que hacían ellas me contestaron: Les traemos la presencia de Jesucristo’,” y sobre esto el Obispo Solis dijo “uno ve la esperanza y la bondad innata de la humanidad.”

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.