Grupos denuncian detención mujeres migrantes embarazadas

Friday, May. 11, 2018
By Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) -- Una coalición de grupos se ha opuesto a la detención de mujeres embarazadas por parte de agentes de inmigración de Estados Unidos, diciendo que están profundamente preocupados “por las condiciones de detención”.

Representantes de las organizaciones enfocaron sus preocupaciones en “la falta de cuidado prenatal y de salud, reportes de negligencia médica y condiciones inseguras y estresantes para madres y bebés” y dijeron que la política de detención no es provida.

Unos 250 líderes que representan a varios grupos religiosos enviaron una carta en la que exponían sus objeciones el 30 de abril a funcionarios del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, conocido como ICE por sus siglas en inglés. Bajo el grupo Interfaith Immigration Coalition, los líderes expresaron “shock e indignación” por la decisión de ICE de eliminar un acuerdo que dejaba ir libres a mujeres embarazadas migrantes que se encuentran en detención por ICE, dijeron los grupos en una declaración del 30 de abril.

Funcionarios de ICE en marzo anunciaron que más de 500 mujeres embarazadas habían sido detenidas desde diciembre bajo una política finalizada al fin del año que ahora dirige a agentes que detengan a mujeres inmigrantes embarazadas que, bajo la administración del presidente Barack Obama, eran liberadas si terminaban bajo la custodia de agentes de inmigración, a menos que presentaran un riesgo.

“Estamos muy perturbados por la cruel directiva de ICE que elimina la presunción de que ICE no debería detener a mujeres embarazadas excepto en circunstancias extraordinarias, y también elimina algunos requisitos con respecto al tratamiento de mujeres embarazadas en detención”, dijo la hermana Marie Lucey, miembro de las Hermanas de San Francisco de Filadelfia y parte del grupo Franciscan Action Network, un grupo con sede en Washington que firmó la carta. “Nuestra fe y nuestra creencia en los derechos humanos básicos de todas las personas nos exige cuestionar esta directiva inhumana que pone en peligro la vida de mujeres embarazadas vulnerables”.

Lawrence Couch, director del National Advocacy Center of the Sisters of the Good Shepherd, un grupo que también firmó la carta, dijo en un comunicado que “el respeto por la vida y la dignidad de la persona humana son fundamentales en nuestra fe católica y también en la Constitución de los Estados Unidos”.

“Tenemos derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad de acuerdo con la Declaración de Independencia. Esta no habla de fronteras ni documentos. Nuestros fundamentos se deshacen si retiramos nuestra compasión por (otras personas). Nada ejemplifica esto más que la innecesaria detención de mujeres embarazadas”, dijo.

“Los Estados Unidos es una nación basada en la familia, que incluye el compromiso de cuidar a las mujeres embarazadas y sus hijos”, dijo en un comunicado la hermana Simone Campbell, directora ejecutiva de Network, una organización católica de justicia social. “Sin embargo, ICE tomó la peligrosa decisión de mantener a las mujeres embarazadas en centros de detención con instalaciones de salud deficientes, arriesgando la vida de ambos, madre e hijo. Esta política de Trump es un rechazo de una postura provida y debe cambiarse”.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.