La Diócesis de Salt Lake City le da la bienvenida al Padre Rodelio Ignacio

Friday, Apr. 12, 2019
La Diócesis de Salt Lake City le da la bienvenida al Padre Rodelio Ignacio + Enlarge
Padre Rodelio Ignacio
By Linda Petersen
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — Cuando niño, el padre Rodelio S. Ignacio nunca se imaginó ser sacerdote. No era religioso, y se irritaba cuando sus padres insistían en que toda la familia asistiera a Misa cada semana.

Afortunadamente los niños maduran y cambian. Así es que hoy en día el padre Ignacio no se puede imaginar una vida diferente que no fuese la vida consagrada a Dios.

El más pequeños de tres hijos, el padre Ignacio nació el 13 de noviembre de 1971 en la ciudad de Valenzuela, una provincia de Manila en las Filipinas, sus papás Severino y Linda Ignacio. Asistió a una primaria publica antes de asistir a una preparatoria Católica, el colegio de De San Pascual Baylon.

Entonces asistió al Colegio Perpetual Help en Rizal, en donde estudio para ser terapista físico. Mientras allí abrió su propio negocio, dando vestimentas para trabajadores. Después de tres años decidió que la terapia no era para él y se salió del Colegio. Los siguientes cinco años los pasó construyendo su negocio.

El padre dijo que mientras seguía asistiendo a Misa todos los domingos con su familia, nunca fue particularmente devoto. Todo eso cambio cuando le pidieron unirse a un grupo Carismático. La Devoción al Santísimo fue parte de ese compromiso y más temprano que tarde él pasaba tiempo cada día realizando esto.

“Hablaba con el Señor durante la Adoración y me acerqué más a Él,” dijo el padre. Decidió así dejar su ambición personal para seguir el camino hacia el sacerdocio a pesar de que sus papás deseaban que les diera nietos. Una vez tomada su decisión, su familia lo apoyó.

Su primer obstáculo fue su edad: a los 27 años no estaba calificado para ingresar al Seminario de la Inmaculada Concepción en Baculan. Este seminario frecuentemente rechazaba a aquellos mayores de 25 años de edad, pero el director del mismo creyó en su vocación y le permitió inscribirse en el año 1999. En el 2004 se graduó del seminario con un título en filosofía.

Siguió con sus estudios recibiendo un título en Teología Sacra de la Universidad del seminario de Santo Tomas Central en el 2007 en Manila y fue ordenado para la diócesis de Iba en el 2008. Mientras estudiaba para un Licenciate en Teología Sactra (lo que equivale a una maestría) sirvió en la parroquia de San Andrés en Zambales, lo cual equivalía a un viaje de 8 horas cada fin de semana.

Después se tomó un descanso de sus estudios y sirvió como vicario parroquial en la Catedral de San Agustín en Manila para entonces ser el vicario parroquial y capellán de escuela en la parroquia de San Miguel. Regresó a la universidad a terminar su maestría, cubriendo en la parroquia de la Sagrada Familia en la diócesis.

El padre Ignacio estaba sirviendo como administrador de la parroquia de San Andreas cuando el año pasado llegó a los Estados Unidos a visitar a un compañero el cual servía en una parroquia en Wyoming. Y había visitado varias veces a los Estados Unidos visitando 28 estados.

Durante ese tiempo conoció al Obispo Oscar A. Solis y decidió solicitar servir en la Diócesis de Salt Lake City. Con la bendición del Obispo Bartolome G. Santos  de su diócesis local, su solicitud fue aceptada.

El Padre Ignacio llegó desde noviembre. Mientras esperaba a que su visa fuese aprobada, residió con el padre Max Omana en la Base Aérea  Hill en donde trabajó en su inglés. En el mes de marzo fue asignado temporalmente como vicario parroquial en la Iglesia de St. Mary en West Haven.

Comenzará su asignación como vicario parroquial de la parroquia de Saint Mary of the Assumption en Park City y de la misión de Saint Lawrence en Heber en el mes de agosto. Dijo estar muy entusiasmado de servir junto al padre Christopher Gray, párroco de la Iglesia.

“He sido muy bendecido con la Eucaristía. Creo en la Santa Eucaristía y quiero compartir su belleza y gracia con los demás.

La Santa Eucaristía puede cambiar vidas. “Cambio la mía”, dijo el padre.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.