La Hna. Norma Pimentel fue honrada por su trabajo de defensoría

Friday, Aug. 02, 2019
La Hna. Norma Pimentel fue honrada por su trabajo de defensoría + Enlarge
By Linda Petersen
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — Durante el banquete de premiación de SASI celebrado el 25 de julio la Hna Norma Pimentel. Hermana de los Misionarios de Jesús y directora ejecutiva de Catholic Charities del Valle del Rio Grande en  San Juan, Texas, fue honrada con el Premio ‘ Harry A. Fagan’ por su trabajo como defensora de los inmigrantes y refugiados. Después de aceptar el reconocimiento la Hna. Norma compartió algunas de sus experiencias al trabajar con la comunidad local cuidando a los inmigrantes que cruzan la frontera.

La Hna. Norma ha estado involucrada con la ayuda a inmigrantes desde que comenzó su vida como religiosa. En el 2014 recibió una llamada telefónica diciéndole que cientos de refugiados estaban llegando a las estaciones de autobuses y no tenían a donde y necesitaban ayuda. Inmediatamente ella llamó a su párroco y le pidió usar el salón de la parroquia.

“Pensé, que solo sería por un par de días; cinco años más tarde seguimos allí,” dijo la Hna. Norma.

Toda la comunidad de la Iglesia de la Universidad de Texas Pan American y los ciudadanos se movilizaron para ayudar a los inmigrantes. Esto me llenó el alma de amor.

Ese no fue el caso cuando recientemente ella busco acceso para ver a los menores que estaban solos encerrados en los centros de detención. Las autoridades no quisieron dejar entrar a la Hna. Pimentel pero esta finalmente tuvo acceso cuando le dijo a los guardias que quería orar con los niños.

“¿Cómo le dices a una monja que no puede orar?, les preguntó. “Era muy importante que yo estuviese allí como un signo de esperanza, como un símbolo de que a alguien les importan.”

Cuando ingresó al centro, se quedó perpleja por las condiciones que vio. “Cientos de niños, todos llorando, diciendo ‘sáquenme de aquí’, ‘no puedo respirar’,” dijo la Hna. “No podía creer que estábamos en los Estados Unidos y que esto es lo que le podíamos ofrecer a esos niños.”

Mientras la Hna. Pimentel oraba, los guardias la vigilaban. Poco después la respuesta que recibió la sorprendió.

“Gracias Hermana nos ha hecho darnos cuenta de que son seres humanos’, uno de ellos me dijo,” recordó la Hna. Norma.

A pesar de que ella sabía que los guardias estaban enfocados en cumplir con su trabajo, “no podemos perder nuestra humanidad en el proceso de realizar nuestro trabajo. Debemos de ser responsables por lo que hacemos y por el cómo respetamos la vida, toda la vida.”

La Hna. Norma ha experimentado la crítica de personas inesperadas durante su ministerio. En una ocasión ella estaba siendo entrevistada en vivo por una estación de radio local cuando una mujer llamó para decirle que ella iba a dejar la Iglesia ya que ella no creía en el trabajo que la Hna. Estaba realizando.

“No sé, hijita, en donde vas a estar, ya que nadie está allí- todos los Bautistas, Luteranos, Presbiterianos – todos,” fue la respuesta de la Hna. Pimentel. “Todas estamos allí; todos somos la Iglesia, una sola comunidad.”

La solución de la crisis de los refugiados no es la división, sino la unión y el servicio a quienes nos necesitan. “Debemos unir fuerzas y no estarnos atacando, sino formar un frente común, ser una sola comunidad que habla y que defiende la vida,” dijo la Hna. Norma.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.