Las flores para Nuestra Seņora apoyan a parroquia

Friday, Nov. 27, 2020
By Laura Vallejo
Intermountain Catholic

OREM — Las hermosas rosas ofrecidas a Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre en su día, son una gran tradición entre los hispanos.

Este año, procurando la seguridad y salud de los feligreses y manteniendo las regulaciones y reglas por la pandemia, la parroquia de San Francisco de Asís en Orem está ofreciendo arreglos florales en línea para la celebración.

“Usualmente lo que hacíamos era tener estas flores disponibles directamente en la parroquia el día de la cele-bración, pero este año por la pandemia como una precaución estamos invitando a las personas a realizar las órdenes en línea,” dijo Yaneli Sandoval, contadora de la parroquia.

En el sitio en línea de la parroquia se pueden ver diferentes tamaños de arreglos florares, y sus precios. Todo lo que se recaude de estos arreglos va directamente a la parroquia.

A lo largo de la pandemia del COVID-19 que hasta esta fecha ha sido de 9 meses, las parroquias también se han visto afectadas.

“A veces las personas no se dan cuenta de que las parroquias han sufrido mucho, y necesitan el apoyo de todos. Estas flores son una manera de apoyarla,” dijo Sandoval.

“Ahora más que nunca, con todos los retos de la pandemia, necesitamos estar unidos,” dijo Sandoval agregando que una buena manera de hacerlo es a través de esta vía religiosa.

Las flores, especialmente las rosas, tienen un gran significado en el milagro celebrado en la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe.

Un 12 de diciembre de 1531 la Santa Virgen María se apareció en el cerro del Tepeyac, cerca de la ciudad de México ante un indio humilde de nombre Juan Diego.

Nuestra Señora solicito que un templo le fuese cons-truido en ese sitio. Juan Diego llevo el mensaje al entonces arzobispo de México Juan de Zumárraga.

Sin creer las palabras de Juan Diego Zumárraga solicitó una prueba.

Nuestra Señora le pidió a Juan Diego juntar las rosas que crecían en la colina, estas flores no eran nativas del área ni era temporada para ellas, pues era invierno. Juan Diego obedeció y coloco las rosas en su tilma llevándoselas al arzobispo como evidencia de la aparición de la Virgen.

Cuando Juan Diego abrió su tilma enfrente del arzobispo revelando las rosas milagrosas, una imágen de Nuestra Señora de Guadalupe estaba plasmada en la misma. Esta tilma está ahora en la Basílica de Guadalupe en la ciudad de México.

El 31 de julio del 2002 el Papa Juan Pablo II canonizó a Juan Diego.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2021 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.