Líderes católicos reaccionan a plan de Trump de enviar soldados a frontera

Friday, Apr. 13, 2018
By Catholic News Service

Por Carol Zimmermann

Catholic News Service

WASHINGTON (CNS) — Algunos líderes católicos de Texas criticaron el anuncio del presidente Donald Trump del 4 de abril de que estaría desplegando soldados de la Guardia Nacional hacia la frontera entre Estados Unidos y México.

El arzobispo Gustavo García-Siller de San Antonio dijo en un tuit del 5 de abril que la medida tomada por Trump es “una acción sin sentido y una vergüenza para la administración”. También dijo que la decisión de enviar soldados a la frontera demostraba “represión, temor, una percepción de que todos son sus enemigos y un mensaje muy claro: No nos importa nadie más. Esto no es el espíritu estadounidense”.

La comisión sobre inmigración de la Diócesis de El Paso criticó de manera similar la decisión de Trump diciendo en un comunicado del 4 de abril que el plan es “moralmente irresponsable y peligrosamente ineficaz”.

En el comunicado, firmado por el obispo Mark J. Seitz de El Paso y los codirectores del comité, Lily Limon y Dylan Corbett, también expresaron que la acción era un ataque hiriente contra los migrantes, nuestra cultura fronteriza acogedora y nuestros valores compartidos como estadounidenses”.

Al día siguiente el obispo Seitz emitió su propio comunicado sobre el anuncio de Trump, calificándolo como “una acción impulsiva y mal informada” y le pedía al presidente que la reconsiderara.

“Es tiempo de que el Sr. Trump deje de jugar con los temores infundados de la gente”, añadió quien además señala que vive en la frontera y su ciudad es “una de las más seguras del país”.

El obispo dijo que los soldados “no encontrarán aquí enemigos combatientes, solo gente pobre buscando vivir en paz y seguridad. No encontrarán fuerzas opositoras, solo gente buscando vivir en amor y armonía con sus parientes, vecinos, socios comerciales y compañeros cristianos en ambos lados de la frontera”.

La conferencia episcopal mexicana también respondió a la acción de Trump tuiteando el 5 de abril: “Es muy peligroso para nuestra gente mexicana y latinoamericana tener una frontera semimilitarizada”, dando a entender que los migrantes podrían ser ejecutados  solamente por intentar cruzar la frontera.

Según el memorando presidencial, la situación allí “ahora ha llegado al punto de crisis. La falta de ley que continúa en nuestra frontera sureña es fundamentalmente incompatible con la seguridad y soberanía del pueblo estadounidense. Mi administración no tiene otra opción que actuar”.

El presidente dijo el 5 de abril que estaba considerando enviar “entre 2.000 y 4.000 soldados y les dijo a los reporteros que los soldados “o gran parte de ellos” se quedarían hasta que se construya un muro fronterizo.

La orden también señaló precedentes de esta acción, citando decisiones de los presidentes Barack Obama y George W. Bush de enviar soldados a la frontera. Obama envió a la frontera 1.200 soldados de la Guardia Nacional en 2010 y Bush ordenó 6.000 soldados a la frontera en 2006.

Aunque algunos miembros del Congreso han criticado el plan de Trump llamándolo una movida política y desperdicio de recursos militares, los gobernadores republicanos de Texas, Arizona y New México – todos estados colindantes con México – lo han apoyado.

El gobernador de Arizona, Doug Ducey, tuiteó el 4 de abril: “Arizona aplaude el despliegue de la Guardia Nacional hacia la frontera. Washington ha ignorado este asunto por demasiado tiempo y se necesita ayuda. Para Arizona todo esto se trata de seguridad pública”.

Y el gobernador de Texas, Greg Abbott, expresó en un comunicado que aplaude el plan de Trump, del cual dijo que refuerza el compromiso del estado de asegurar y mantener la ley. “Adelante”, dijo, “Texas continuará implementando esfuerzos de seguridad fronteriza robustos y esta colaboración ayudará a asegurarnos de que estamos haciendo todo lo que podemos para detener el flujo de la inmigración ilegal”.

El comunicado de la comisión diocesana de El Paso, también firmado por el Instituto Fronterizo Esperanza, expresó que la comunidad fronteriza ya conoce “las dolorosas consecuencias morales y humanas de la militarización de nuestra frontera”.

“Nuestros hermanos y hermanas indocumentados pasan su diaria existencia atrapados entre puntos de seguridad y leyes fallidas”, decía el comunicado añadiendo que “los que buscan asilo huyendo del terror y buscando misericordia en nuestra frontera son encarcelados y separados de sus familias”.

La comisión también dijo que la frontera jamás había estado más segura y llamó “irresponsable enviar soldados armados a nuestras comunidades”.

A la vez instó a “trabajar juntos para atender la pobreza y la inseguridad deshumanizadora en nuestros países hermanos de América Latina y de todo el mundo” para resolver las causas radicales que impulsan la migración y encontrar una manera de “acabar en nuestras comunidades con la desesperanza que alimenta la adicción de nuestra nación a las drogas, que le dan solamente muerte y destrucción a la gente de nuestro continente”.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.