Mensaje del Día de Acción de Gracias 2019, del Obispo Solis

Friday, Nov. 22, 2019
Mensaje del Día de Acción de Gracias 2019, del Obispo Solis + Enlarge
Reverendísimo Oscar A.Solis, Obispo de Salt Lake City
By The Most Rev. Oscar A. Solis
Bishop of Salt Lake City

Celebramos el Día de Acción de Gracias la próxima semana, una fiesta nacional y una importante tradición de nuestra nación recordando la primera celebración de los primeros peregrinos de esa comida de acción de gracias en el siglo XVII en Plymouth, Massachusetts. Fue una gran expresión de su fe y gratitud a Dios por todas las bendiciones que recibieron de Él - libertad para expresar su fe y de la opresión política, y un nuevo hogar de oportunidad y prosperidad.

Sin embargo, esta tradición especial cambió significativamente con el paso del tiempo y se ha reducido a un día o fin de semana de eventos deportivos, compras y vacaciones marcadas por un fuerte comercialismo, y carente de su significado nacional y religioso. También notarán que pocos feligreses asisten a la Santa Misa ese día. La generación actual parece haber perdido el sentido de la historia y dar gracias a Dios se ha convertido en un producto del recuerdo.

Necesitamos recobrar su verdadero espíritu y significado. Los peregrinos sabían que todas las cosas buenas que experimentaban y recibían venían de Dios, merecedoras de agradecimiento. Como ellos, debemos reconocer nuestras propias bendiciones otorgadas por Dios sobre nosotros - Su regalo de una vida preciosa, familia y amigos, nuestra fe, la Iglesia, paz, libertad, libertad religiosa, necesidades básicas y otras comodidades que nos proporcionan comodidad y conveniencia. Verdaderamente hemos recibido innumerables dones que nos hacen celebrar este día como nación y como iglesia.

En el 2017, el Papa Francisco instituyó el 33 avo. domingo del año como “Tercera Jornada Mundial de los Pobres”, llamándonos a ensanchar nuestros corazones, a escuchar el grito de los pobres y a notar a aquellos que no comparten plenamente las muchas bendiciones que hemos recibido. Nos animó a crear “momentos de encuentro y amistad, solidaridad y asistencia concreta” con las personas en situación de pobreza, con la esperanza de que, a través de la gracia de Dios, estos encuentros traigan una transformación no sólo en las vidas de aquellos que encontramos, sino también en nuestros propios corazones.

Mientras disfrutamos de las bendiciones de Dios, no olvidemos que éstas estaban destinadas a ser compartidas con nuestros hermanos y hermanas que tienen menos, especialmente los pobres, los ancianos, los enfermos, los migrantes, los refugiados y los necesitados. Hagámoslo todos en el contexto de la Santa Misa o Eucaristía, la máxima expresión de nuestra gratitud a Dios.

iLes deseo a todos las bendiciones de Dios y Feliz Día de Acción de Gracias!

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.