Mensaje del Obispo Cuaresma 2019

Friday, Mar. 08, 2019
Mensaje del Obispo Cuaresma 2019 Photo 1 of 2
El Reverendísimo Oscar A. Solis, Obispo de Salt Lake City
By El Rev. Oscar A. Solis
Obispo de Salt Lake City

¡Que la paz de Cristo este con ustedes! El Miércoles de Ceniza marca el comienzo de la santa temporada de la Cuaresma, la cual concluye el Sábado de Gloria un día antes de la Pascua. Durante los 40 días del camino espiritual, la Iglesia nos invita a reflexionar profundamente en el misterio central de nuestra fe: el misterio Pascual de Cristo, para así unirnos en el misterio de Su sufrimiento, muerte y resurrección para la salvación y redención del pecado. La Cuaresma es un tiempo especial de penitencia y arrepentimiento que responde a la invitación de Dios de renovación y conversión de nuestros corazones a través de la oración, buenas obras y sacrificios, en medio de una cultura secular materialista, individualista y de indiferencia religiosa.

La temporada de Cuaresma es un hermoso recordatorio de nuestra vocación Cristiana hacia la santidad, a vivir una vida santa a través de la Gracia de Dios. Es una invitación para renovar nuestra relación con Dios y con nuestros semejantes alejándonos del pecado y permaneciendo fieles al Evangelio, así como para pasar tiempo con Dios mediante la oración, y mediante el establecimiento de relaciones correctas en caridad, reconciliación y paz, con nuestros semejantes. Es un gran momento para abrir el camino para que el Señor cree en nosotros un nuevo corazón, que desee solo lo que Dios quiere en nuestras vidas. Abramos el camino hacia el arrepentimiento, el perdón, la conversión y la transformación de nuestras vidas.

El Papa Francisco en su mensaje de Cuaresma de este año, dijo que la “Cuaresma del Hijo de Dios fue un entrar en el desierto de la creación para hacer que volviese a ser aquel jardín de la comunión con Dios que era antes del pecado original (cf. Mc 1,12-13; Is 51,3).

Invitándonos a personificar Su Misterio Pascual más profundamente y concretamente en nuestras vidas, familias y vida social construyendo una cultura del encuentro con Cristo en nuestras vidas y en las vidas de los demás.

Conforme nos preparamos para celebrar el don de nuestra redención en Cristo, vivamos, prediquemos y compartamos el Evangelio con los demás, especialmente con nuestros hermanos y hermanas necesitados del amor y la compasión de Dios: los pobres, los enfermos los ancianos, los refugiados y los inmigrantes, los niños inocentes en el vientre materno que son blancos del aborto, las víctimas y sobrevivientes de abusos sexuales, así como el Papa Francisco y nuestra Iglesia en estos tiempos complicados.

Oración, sacrificio y trabajos de misericordia nos permiten poner nuestra fe en práctica mediante acciones diarias concretas.

Embarquémonos en nuestro camino espiritual de Cuaresma como una familia en unión con Cristo en el camino hacia Su sufrimiento, muerte y resurrección para crecer, desarrollar y establecer una relación más cercana y profunda con Dios. Con las mentes centradas en el corazón de Cristo, que la Gracia de Dios nos brinde un tiempo favorable para renovar nuestra esperanza y fortalecer nuestra fe para la conversión de nuestros corazones y para la transformación en nuestras vidas, nuestra sociedad y el mundo.

¡Bendiciones de Cuaresma!

El Reverendísimo Oscar A. Solis,

 Obispo de Salt Lake City

Traducido por: Laura Vallejo

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.