Mucha alegría durante la dedicación de la Iglesia Católica en Monticello

Friday, Oct. 06, 2017
Mucha alegría durante la dedicación de la Iglesia Católica en Monticello + Enlarge
El obispo Oscar A. Solis presenta la llave ceremonial al padre Rowland Nwokocha, párroco, durante la dedicación del 27 de septiembre. El Diácono George Reade, canciller, compartió el momento.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic
Traducido por: Laura Vallejo
Intermountain Catholic
MONTICELLO — “Que momento más alegre en la vida de esta comunidad de fe conforme nos reunimos en el altar del Señor para celebrar nuestra identidad como familia de Dios. Hoy es un momento especial conforme dedicamos su nueva Iglesia. Una Iglesia es el símbolo de la presencia de Dios en nuestras vidas… Es un recordatorio viviente de que Dios está con nosotros,” dijo el Obispo Oscar A. Solis mientras daba su homilía durante la Misa en la que la Iglesia St. Joseph en Monticello fue dedicada.
Concelebrando la Misa estuvieron párroco el padre Rowland Nwokocha; uno de los anteriores párrocos, el padre Richard Sherman, el padre Donald Hope, sacerdote retirado quien por muchos años fuera el párroco de Notre Dame de Lourdes en Price, y el padre Patrick Valdez, Cr, VF de la diócesis vecina de Pueblo.
La Iglesia de Monticello comenzó en 1933, cuando la primer Misa fue celebrada en una casa de la comunidad; la primer Iglesia fue construida en 1935. Cuando la construcción de una nueva Iglesia y un salón social comenzó en  el 2014, la antigua Iglesia fue demolida. Mientras que una open house fue realizada en enero del 2016, la dedicación fue detenida hasta que el Obispo Solis fuera instalado como Obispo de Salt Lake City el 7 de marzo del 2017.
“Hoy es un día sacro. Debemos de dar gracias, estar contentos, honrar y alabar a nuestro amoroso Dios por las tremendas bendiciones que le ha dado a esta comunidad,” dijo el Obispo Solis.
El Obispo agregó que la dedicación es un nuevo capítulo en la vida de la comunidad de fe. Durante 18 años la parroquia “ha sido la fuente de gracia viva”, a través de los Sacramentos de la Iglesia que aquí se celebran. “Imagínense las tremendas bendiciones que han recibido en los últimos 118 años como parte de la Iglesia y la comunidad de fe de Monticello. Eso es lo que hoy debemos de celebrar.”
Llamando a los presentes a ver la dedicación como una invitación a “comenzar un nuevo capítulo en nuestra relación con nuestro amoroso Dios. Dejemos que construya un fervor renovado y una nueva confianza de esperanza y confianza en que Dios nos ha sido fiel al pasar de los años y seguirá siéndoles fiel.”
Durante sus comentarios al final de la Misa el padre Nwokocha, dijo que vio la alegría reflejada en los rostros de aquellos en la Iglesia. Dijo que nunca olvidará la experiencia de entrar a la Iglesia por primera vez el 15 de mayo con el padre Bill Wheaton. “Le dije, ‘el Señor es muy bueno’… sea cuando sea que ingreso a este lugar, eso es lo primero que viene a mi mente. Estoy muy feliz hoy, ya que esta Iglesia, para mí, es la manifestación de la bondad de Dios y del amor que Dios tiene por Monticello.”
 Alan Lund, un feligrés quien contribuyo significantemente para construir la Iglesia, se refirió a un pasaje de las Escrituras en sus comentarios, en este Cristo llama a Pedro a la piedra en la que construirá una iglesia, y agregó, “En nuestra pequeña manera aquí en Monticello, dejemos que esta sea nuestra piedra, un lugar para construir nuestra fe, un lugar para amar nuestra Iglesia, un lugar para conocernos mejor, y un lugar que estará aquí por muchos años.”
En sus comentarios Kathie Lund reconoció al grupo de oración de la parroquia quien oro por esta. “Creo estaba dentro del plan de Dios,” que esta Iglesia fuera construida agregando que “realmente siento que la fe es el mejor regalo que le podemos dar a nuestros hijos,” y les pidió a los presentes que asistieran a la Iglesia todos los domingos acompañados de sus familias y que lo hicie-ran una parte importante de sus vidas.
El diácono Tom Corrao, quien está asignado a la parroquia, dijo que el contratista hizo las reparaciones finales semanas antes de la dedicación y que ahora la Iglesia “es nuestra y se siente nuestra.” El nuevo edificio cuenta con aire acondicionado y calefacción central, algunos lujos que nunca habíamos tenido. Y contamos con espacio, y eso te invita y te hace sentir cómodo.”
Teresfora Chacon, una de las más antiguas feligreses dijo que apreciaba que la nueva Iglesia fuera accesible para las personas en sillas de ruedas. “Se siente maravilloso. Creo que es por el tamaño y por que hay más gente.”
La nueva Iglesia es una gran adición a la comunidad de Monticello, dijo Kurt Lewis, presidente de la Stake de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, quien asistió a la dedicación. “Es Hermosa. Me alegra estar aquí.”
For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2017 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.