Nuevas asignaciones pastorales comienzan funciones a partir del 1ero de agosto

Friday, Jul. 19, 2019
Nuevas asignaciones pastorales comienzan funciones a partir del 1ero de agosto Photo 1 of 6
Padre Gustavo Vidal
By Special to the Intermountain Catholic

El 1ero de agosto, 12 sacerdotes de la Diócesis Católica de Salt Lake City asumirán sus nuevas asignaciones como párrocos o como administradores de las Iglesias a las que han sido transferidos.

Aquí les presentamos a seis de ellos; los perfiles de los 6  anteriores fueron publicados en la edición del 5 de julio.   (Texto traducido por: Laura Vallejo) 

Padre Gustavo Vidal

El padre Gustavo Vidal  nació en Colombia. Habla español e inglés. Asistió a la Universidad Santiago de Cali en Colombia antes de llegar a Utah en 1991. Estudio en el seminario Mount Angel en Oregón. Antes de llegar a Utah fue parte de una comunidad religiosa, la Congregación de Jesús y Maria también conocida como los padres Eudistas. Fue ordenado al sacerdocio por el Obispo George H. Niederauer el 28 de junio de 1997 en la Catedral de la Magdalena. Después de su ordenación sirvió como vicario parroquial de la Iglesia de  St. Joseph en Ogden, en la Catedral de la Magdalena y en la parroquia de San Francisco de Asís en Orem, para entones ser asignado como administrador parroquial de la parroquia de St. Elizabeth en el Valle Central de Utah. Después de esta asignación sirvió como párroco de la Iglesia de St. George y de las misiones de St. George y de San Pablo en Beryl Junction. En el 2010 fue asignado como párroco de la Iglesia de St. Mary en West Heaven. El 1ero de agosto comenzará sus funciones como párroco de la Iglesia de San Francisco de Asís en Orem, y asumirá las responsabilidades como decano de la Decanatura Wasatch.

¿Qué le gustaría que sus nuevos feligreses supieran de usted?

Tengo un hermano y tres hermanas; mis padres aún viven. La experiencia en St. Mary ha sido maravillosa, hermosa y muy gratificante. Pude seguir con el legado que los jesuitas dejaron en la parroquia. Ellos establecieron la parroquia en 1945 y se fueron de ella en 2010 y yo pude seguir con algunas de las cosas que ellos estaban haciendo en la misma.  

¿Qué desea de su nueva asignación?

El poder llegar a conocer a las personas. Soy una persona muy social así es que disfruto el conocerlas, ir a sus casas, celebrar sus tradiciones, legar a conocer las diferentes culturas que están representadas en la parroquia. Espero poder trabajar junto a la comunidad ecuménica de allí tal y como lo he hecho en St. George y en West Haven. Espero que poder continuar con el legado que el padre David Bittmenn ha construido en los últimos 12 años.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor reto?

Mi más grande reto ha sido el estar lejos de mi familia, ya que mi familia es muy importante para mí. Por supuesto que los visito una vez al año, pero es muy difícil ya que no puedo asistir cuando hay un funeral, me he perdido de los cumpleaños, me he perdido las graduaciones.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor experiencia?

Celebrar la Misa pero especialmente el partir el pan de la Palabra de Dios para el pueblo. Una de las cosas que más disfruto es realizar retiros. He realizado retiros con parejas y para la juventud y he celebrado congresos Carismáticos. Desde que llegué a St. Mary hemos realizado un retiro para hombres todos los años.

El padre Ariel F. Durian, C.S.

El padre Ariel F. Durian ,C.S., nació en las Filipinas, habla filipino, inglés y español. Es miembro de los Misionarios de St. Charles Scalabrinians de la Provincia de  Saint John the Baptist; fue ordenado al sacerdocio el 17 de junio de 2005 por los misioneros Scalabrinis. Durante un año sirvió en Quezon City en las Filipinas. Después se mudó a California en donde sirvió por seis años en Sun Valley. Del 2012 al 2018 fue párroco de la iglesia Holy Rosary en Kansas City, Mo. Durante el otoño llegó a Utah y ha estado sirviendo como vicario parroquial en la iglesia de St. Mary of the Assumption en Park City. A partir del 1ero de agosto comenzará como administrador de la parroquia de St. Peter en  American Fork.

¿Qué le gustaría que sus nuevos feligreses supieran de usted?

Quisiera que mi futura comunidad supiera que no soy una persona difícil de trabajar; que me gusta escuchar y estoy abierto a cualquier sugerencia y recomendación que ayude a que esta comunidad tenga un sentido idea estabilidad y a que reconstruya su misión fundadora y si visión como parroquia. También quiero que sepan que mi liderazgo siempre estará al servicio de la comunidad. 

¿Qué desea de su nueva asignación?

Espero ansioso que la experiencia de servir y de ser parte de esta comunidad sea muy buena, también deseo crecer y aprender de esta comunidad.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor reto?

Existen muchos retos que mencionar, pero yo los tomo como oportunidades para aprender y crecer así como para mejorar mi ministerio en la comunidad a la que sirvo. Cuando te esperan retos , siempre están oportunidades de crecimiento.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor experiencia?

Cuando la comunidad es receptiva y está dispuesta a crecer como comunidad, eso me da mucha alegría. Hasta ahora, esta ha sido la experiencia más satisfactoria en las comunidades que he estado.

Padre  Reynato Rodillas

El padre Reynato Rodillas nació en Santo Domingo, Ilocos Sur, Filipinas. Habla inglés, español, alemán, ilocano, cebuano y tagalog. Tiene un título en ciencias en ingeniería civil de la Universidad del Norte en Filipinas. Fue ordenado al sacerdocio para la Sociedad de la Divina Palabra por el Reverendisimo v. Miguel Cinchez, SVD  el 12 de diciembre de 1997 en Tagaytay City, Filipinas. Después de su ordenación sirvió como vicario parroquial en parroquias de filipinas y Alemania, para entonces ser asignado como rector de una parroquia en las Filipinas. Llegó a la Diócesis de Salt Lake City  el 15 de octubre del 2007 y sirvió en parroquias como San Pero y San Pablo en Salt Lake City, y Santa Teresita del Niño Jesús en Midvale, antes de ser designado como administrador para después párroco de la parroquia de St. Olaf en Bountiful. En e 2015 fue encarnado en la diócesis. A partir del 1 ero de agosto será el párroco de la Iglesia de St. James the Just en Ogden.

¿Qué le gustaría que sus nuevos feligreses supieran de usted?

Que soy un sacerdote y un granjero. Mi mayor tesoro es ser sacerdote. Soy un líder pero también un siervo.

¿Qué desea de su nueva asignación?

Quiero conocer a mis nuevos feligreses personalmente y caminar junto a ellos en su crecimiento espiritual, y profundizar mi relación con cada uno de ellos y con Dios. 

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor reto?

Mi más grande reto como sacerdote es el llegar a ser un siervo líder efectivo y eficiente.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor experiencia?

Celebrar los sacramentos, especialmente la Santa Eucaristía, para mí es la experiencia más satisfactoria, ya que, a pesar de no merecerlo, tengo el privilegio de celebrarla. Celebrar la Eucaristía es un gran don.

Padre Oscar Martin Picos Rentería

El padre Oscar Martin Picos Rentería nació en Mazatlán, Sinaloa, México. Habla inglés y español. Llegó a Utah en el 2003 como seminarista; tiene una maestría en Divinidad por el seminario Mt. Angel. Fue ordenado al sacerdocio el 18 de mayo del 2006 por el Reverendísimo  George H. Niederauer. Después de su ordenación fue asignado como vicario parroquial de la parroquia de Christ the King en Cedar City, para entonces sostener la misma posición pero ahora en la parroquia de St. Joseph en Ogden y al mismo tiempo servir como capellán para la Renovación Carismática. En el 2010 fue  asignado como párroco de la parroquia de St. George en St. George , y en el 2016 fue reasignado a la misma, también en ese año comenzó a servir como decano para la decanatura del suroeste. A partir del 1ero de agosto servirá como el párroco de la parroquia de St. Mary en West Haven.

¿Qué le gustaría que sus nuevos feligreses supieran de usted?

Toda mi familia está en México. Tengo un hermano. Mi hobby es tomar fotografías. Mi comida favorita es la italiana.

¿Qué desea de su nueva asignación?

 Quero conocer a las personas, Para mí es una nueva comunidad asi es que necesito pasar tiempo con ellos. Cambiar de parroquias es una buena oportunidad para renovar mi sacerdocio para salir de mi zona de confort. Todas las comunidades son diferentes, así es que puede haber nuevas ideas y acercamientos diferentes a los de la comunidad en que ahora me encuentro.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor reto?

Para mí es muy fácil hablar en español, por lo que mi mayor reto ha sido hacer más pastoral en inglés

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor experiencia?

Lo mejor que me ha sucedido es celebrar todos los Sacramentos. Durante 9 años debido a mi trabajo pastoral, la unción de los enfermos y la confesión han sido especialmente gratificantes para mí.

Padre Rafael A. Murillo Ventura

El padre Rafael A. Murillo Ventura nació en San Vincente, El Salvador. Hablo inglés, español e italiano. Fue ordenado al sacerdocio el 14 de diciembre de 1996 por Monseñor  José Oscar Barahona Castillo para la Diócesis de San Vicente.  Después de su ordenación sirvió como párroco asociado por un año antes de ir a Roma para estudios de post grado. Tiene una litentia/licenciatura (la cual equivale a una maestría) en teología. Después de su regreso a casa sirvió como párroco asociado por dos años antes de llegar a Utah, en donde su primera asignación fue como vicario parroquial y administrador de la iglesia de St. Elizabeth en  Richfield. Durante los últimos cuatro años ha servido como administrador de la parroquia de Notre Dame de Lourdes en Price. A partir del 1ero de agosto servirá como el administrador de la parroquia de St. Marguerite en Tooele.

¿Qué le gustaría que sus nuevos feligreses supieran de usted?

Creo que los feligreses de St. Marguerite ya me conocen. El padre Ken les ha estado hablando sobre mí cada domingo. Si uno lee el boletín o el sitio en línea de St. Marguerite uno puede encontrar lo que el padre Ken ha estado diciendo sobre mí.

¿Qué desea de su nueva asignación?

Espero poder acompañar a las personas en su camino de fe, así como server las necesidades espirituales de las personas. También quiero ser un buen párroco y un buen amigo para ellos; quiero que todos los feligreses de Marguerite me consideren como un miembro más de su familia.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor reto?

Cada día y cada semana hay retos para los sacerdotes, pero uno de los más grandes es cuando eres reasignado a una nueva parroquia. Significa comenzar de nuevo. Es como casarse con alguien a quien no conoces. Toma tiempo llegarse a conocer y a conocer las necesidades y las expectativas, pero si confiamos en el Espíritu Santo este nos ayuda y me ayuda a ser un párroco exitoso desde el comienzo hasta la siguiente asignación. 

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor experiencia?

Lo que realmente disfruta de mi ministerio es pasar tiempo con las personas, especialmente durante la celebración de la Misa. Es cuando llegamos a celebrar los Sacramentos que podemos hacer que Jesús esté presente entre la comunidad.

Padre David Bittmenn

El padre David Bittmenn nació en Utah. Asistió a la Universidad de Utah en donde se graduó con títulos en economía y en ciencias políticas. También tiene una maestría en Divinidad del Colegio pontificio Josephinum. Fue ordenado al sacerdocio el 25 de junio de 1994 en la Catedral de la Magdalena por el Reverendísimo William K. Weigand. Después de su ordenación enseñó estudios religiosos y fue ministro de campus en la preparatoria Católica Judge Memorial; más adelante, sirvió como maestro de retiros. Ha servido como vicario parroquial de la Catedral de la Magdalena, de la iglesia de  St. Ambrose y de la iglesia de St. Mary of the Assumption. También ha servicio como capellán de los hospitales de  Salt Lake City y para el monasterio de las Carmelitas en Holladay.  En el 2002 fue asignado como párroco de la iglesia de St. Patrick en Salt Lake City; seis años más adelante fue asignado como párroco de la iglesia de San Francisco de Asís en Orem. Por un término de dos años ha servido en el consejo de sacerdotes y actualmente es el decano de la decanatura Wasatch. A partir del 1ero de agosto, servirá como párroco de la Iglesia de George en St. George.  

¿Qué le gustaría que sus nuevos feligreses supieran de usted?

Trato de escuchar a las personas Y de pedirles que me escuchen. Puede que yo no haga todo lo que las personas quieren, pero sé que eso es usualmente mejor para entender las diferentes perspectivas. A veces este tipo de entendimiento requiere de mucho trabajo, pero es importante. Le da valor a las personas a pesar de que sus ideas no sean implementadas.

¿Qué desea de su nueva asignación?

Cada parroquia vive el Evangelio de manera particular. Espero poder ser parte del espíritu de la parroquia de  St. George. También quiero trabajar junto a las personas de la parroquia para dar. La parroquia de St. George tiene a oportunidad de conocer as necesidades de aún más hermanos y hermanas del área - y de aquellos que llegaran en un futuro- con una segunda parroquia. Lo único mejor que una parroquia vibrante son dos parroquias vibrantes.

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor reto?

La apatía o tomarse la vida y la fe por hecho tanto en mí como en las demás personas lo cual abre la puerta para buscar mas no para ver o escuchar ni para entender. Esta es una manera en que el egoísmo crece.  

Como sacerdote, ¿cuál ha sido su mayor experiencia?

Hay días en los que sé que las personas han entendido y felizmente ponen en acción mas profundamente y comunicándose a través de las Escrituras y de los Sacramentos. Una luz brilla intensamente. Las palabras y las acciones repetidas día con día semana a semana llenas de significado, alegría y un sentido de cambio Es así que al escuchar a Dios este se transforma en un Dios vivo. Ser testigos de esta transformación es maravilloso. No puedo pensar en algo más grandioso que ser parte del gentil pero insistente poder de la Palabra y del Sacramento.

 

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.