¡Ordenado!

Friday, Jul. 07, 2017
¡Ordenado! Photo 1 of 2
El padre Tilley bendice a su ahijado Henry Holmes. La familia del padre estuvo presente, durante la Misa de su ordenación al sacerdocio, realizada el viernes 30 de junio, 2017 en la Catedral de la Magdalena.
By Marie Mischel
Intermountain Catholic
Traducido por: Laura Vallejo
Intermountain Catholic
SALT LAKE CITY —El padre  Stephen Tilley fue ordenado como sacerdote para la Diócesis de Salt Lake City por el Reverendísimo, Oscar A. Solis, Obispo de Salt Lake City el 30 de junio en la Catedral de la Magdalena.
“Nuestros corazones se llenan de alegría y gratitud ya que nuestra diócesis recibe la bendición de un nuevo sacerdote,” dijo el obispo.
Concelebrando la Misa estuvieron Monseñor Colin F. Bircumshaw, vicario gene-ral; Monseñor J. Terrence Fitzgerald, vicario general emérito; el padre Kerry Abbot, OFM, vice rector del Colegio Pontificio de Norte América y director formativo del padre Tilley; el padre Martin Díaz, rector de la Catedral, así como un gran número de sacerdotes diocesanos.
“De manera misterioso, el diácono Tilley, tal y como el profeta Jeremiah en la primera lectura y como tantos otros profetas y sacerdotes, escucharon el llamado de Dios,” dijo el obispo durante su homilía. Aunque otros pueden tener más dones, más inteligencia, ser más santos y orar más, Dios no llama a los calificados, sino da las cualidades a los llamados, y Dios ha llamado al padre Tilley.
Diriguiéndose al nuevo sacerdote, el Obispo Solis lo animó a orar para que el mundo conozca y experimente el amor y la misericordia de Dios a través de su ministerio. “Aún con un horario frenético, nunca te olvides de orar. El ministerio sacerdotal estaría vacío sino tuviera sus cimientos en la oración. Sin la dimensión de la oración, simplemente estaríamos ofreciendo una iglesia al mundo en lugar del reino divino de Dios. Siempre está listo para enfrentar la resistencia y hostilidad; la indiferencia a tu predicación y el escepticismo a las enseñanzas y a la verdad. Podrás sentirte cansado, frustrado, dolido y decepcionado. En tu debilidad, fragilidad no tengas miedo pues no estás solo – Dios está contigo, tal y como lo prometió, por siempre. Después de todo, la misión de ser sacerdote no es tuya sino de Cristo; las palabras que proclamaras no son tuyas sino de Su Evangelio.”
El obispo Solis también expresó su gratitud a la mamá del padre Tilley “por permitirle que Dios lo tocase y respondiera favorablemente a su invitación a una vida de amor y de servicio al sacerdocio.” El también agradeció a la familia y amigos que lo apoyaron en su vocación.
  Entre los familiares que asistieron a la ordenación del padre Tilley estuvó su mamá Ria Tilley y su hermana menor Michelle Klee. Ria Tilley dijo que trató de no pensar nada durante la Misa pues sabía que se iba a poner a llorar, pero está muy orgullosa de su hijo. Cuando recibió la bendición al final de la Misa fue algo “increíble. Todo mi interior temblaba.”
Klee dijo que la Misa fue algo irreal “ya que de pequeña siempre había visto a los sacerdotes de manera especial y ahora mi hermano es un sacerdote esto es un gran honor, pero al mismo tiempo es mi hermano… es algo irreal. ¡Mi hermano es un sa-cerdote!”.
Después de la Misa y de bendecir a muchos sacerdotes que acudieron a la Catedral las palabras del padre Tilley fueron como un eco de las de la descripción de su hermana. “Es un poco irreal,” dijo el padre sonriendo y riéndose al ser mencionado como ‘padre’. “Se siente natural. Se siente como lo que se supone debe de ser. Me siento muy en paz.”
Para el el punto clave de la Misa fue cuando el Obispo ungió sus manos con el santo óleo. “Hay algo muy sacramental con el óleo que te hace que lo hace muy real. El tener tus manos consagradas significa que estas serán manos que – bueno que van a perdonar pecados, que van a ser manos que levantaran la Eucaristía, que serán manos que mostraran misericordia, gran misericordia.”
La Misa hizo que los recuerdos salieran a flote en el padre Jorge Martínez, quien el año pasado fue ordenado y quien ahora funge como el vicario parroquial en la Iglesia de San Francisco de Asís en Orem. “Fue como si yo renovara mis promesas, y la Misa me animó mucho.”
Los consejos de los Caballeros de Colón de San Francisco Xavier y de St. Thomas More patrocinaron al padre Tilley como seminarista. Durante los últimos cuatro años Jerry Angus, ‘Faithful Navigator’ de la asamblea 1144 se mantuvo en contacto frecuente con el padre Tilley, y “uno podía ver el llamado desbordándose en él,” dijo Angus. “Él se relaciona bien con las personas y llevara a la Iglesia al futuro.”
“Estoy muy contenta de saber que la Iglesia tiene un nuevo sacerdote. Es una gran bendición el estar aquí,”: dijo Mariana Cerón, feligrés de la parroquia de Saint Thomas Aquinas y ministra eclesial laico quien ayudo a servir durante la recepción después de la Misa.
“Cuando recibimos a un nuevo sacerdote, es una gran bendición para la comunidad pues sin ellos no tenemos a Cristo,” agrego Noé Cerón.
Laura Vallejo contribuyó en este artículo.
For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2017 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.