Postulante de la Santa Cruz aprende operaciones financieras en la diócesis

Friday, Nov. 09, 2018
Postulante de la Santa Cruz aprende operaciones financieras en la diócesis + Enlarge
La Hna. Bertha Owusuaa, novicia de la Santa Cruz trabaja con Viola Smith y con otras personas en la oficina de finanzas de la Diócesis de Salt Lake City como parte de los tres meses de su misión.
By Linda Petersen
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — Como muchos niños Católicos, de pequeña la Hna. Owusuaa de Sunyani, Ghana quería unirse a una orden religiosa cuando fuera grande. También como otros niños, al crecer ese sentimiento la abandonó, pero de joven en la preparatoria regresó. Esta vez supo que era más que una admiración infantil por las hermanas.

Les dijo a sus amigos sobre sus sentimientos, y poco después, un amigo quien regresaba de una conferencia le llevó un panfleto de las Hermanas de la Santa Cruz. Ella lo metió en un libro y se olvidó de el. Más adelante la Hna. Bertha se hizo amiga de un Hno. de la Santa Cruz compartiendo con él sus sentimientos de ser reli-giosa. Él le dio un panfleto que le pareció familiar. Cuando regresó a su casa, sacó el que su amiga le había dado y se dio cuenta de que eran idénticos. Para ella esa fue una señal de que Dios la estaba llamando a realizar ministerio con las Hermana de la Santa Cruz. Así que realizó un viaje de 7 horas para visitar a las Hermanas de la Santa Cruz ubicadas en Kasoa, Ghana.

“Sentí que ahí era en donde yo pertenecía.” Sin embargo las hermanas le pidieron considerar otras órdenes, no solo la de ellas. “Ellas me ofrecieron a estar conmigo fuese la que fuese mi decisión. Ese hecho me hizo querer ser parte de las Hermanas de la Santa Cruz.”

Mientras que algunos familiares la apoyaron, dos de sus hermanos no. En una sociedad matriarcal, ellos sentían que al elegir esa vida ella no iba a tener hijos y que estaba dándole la espalda al legado de su madre, quien murió cuando tenía 14 años de edad. También querían que ella primero asistiera a la universidad, pero la Hna. Bertha se sentía muy atraída a comenzar su vida religiosa. “Quería responder a lo que me estaba llamando primero. Tenía miedo de perder ese sentir.”

Eventualmente, conforme la familia fue aprendiendo y comprendiendo más lo comprometida que estaba, le dieron su bendición. Después de graduarse de la preparatoria la Hna. Bertha comenzó un periodo de tres meses de discernimiento. Al término del mismo ella se convirtió en candidata/postulante y comenzó un proceso de dos años viviendo en comunidad, estudiando y trabajando junto a las hermanas como novicia en la casa de la orden ubicada en Indiana.

Durante su camino de formación, cada candidata pasa mucho de su tiempo evaluándose a sí misma para asegurarse que la vida religiosa es lo que quiere.

Al principio la hermana Bertha se lamentó no haber ido primero a la Universidad, ya que todas las hermanas (e inclusive otra de las novicias) tenían títulos universitarios, pero se dio cuenta de que eso no les importaba a las hermanas. En junio del 2017 se convirtió en novicia electa durante una ceremonia especial en donde recibió una cruz de madera la cual lleva en su cuello.

A mediados de septiembre la Hna. Bertha llegó a Salt Lake City para una misión de tres meses. Desde entonces ha desarrollado un especial interés por las finanzas, ella está trabajando en la oficina de finanzas de la diócesis y en la oficina del Centro Católico  Skaggs y en  Comunidades Unidas quedándose junto con las Hermanas de la Santa Cruz en su casa en Draper.

La Hna. Bertha ha disfrutado su estancia. A aprendido finanzas de muchas mujeres que trabajan en esos departamentos pero también ha aprendido sobre la construcción de relaciones.

El próximo verano pedirá a la comunidad de las hermanas de la Santa Cruz permiso para profesar los votos de pobreza, castidad y obediencia. Entonces pasará 5 años viviendo esos votos antes de profesar sus votos perpetuos.

La Hna. Bertha aconseja a aquellos quienes sientan que tienen que discernir su llamado a la vida religiosa que oren sobre esta y que busquen las maneras en que Dios les está hablando a través de la oración. Ella también sugiere que podrían recibir respuestas a través del estudio de la Biblia.

“Crean en la intervención de Dios,” dijo la Hna. “Aun después de su decisión, sigan orando.

Nunca saben cuando las respuestas a sus preguntas serán respondidas.”

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.