Presbíteros Manuel Cerón y José Rausseo ordenados el 31 de mayo

Friday, Jul. 13, 2007
Presbíteros Manuel Cerón y José Rausseo ordenados el 31 de mayo Photo 1 of 2

SALT LAKE CITY — La Diócesis de Salt Lake City ha dependido por mucho tiempo de la generosidad y del espíritu de sacerdotes extranjeros para poder continuar su ministerio y su vida aquí en Utah. El 31 de mayo dos hombres más, Padre José Gregorio Rausseo Gómez, originario de Venezuela, y Padre Manuel de Jesús Cerón Valdéz, de México, fueron ordenados al sacerdocio para la Diócesis de Salt Lake City por el Obispo Juan C. Wester en la Catedral de la Magdalena.

En una ceremonia bilingüe que incluyó la participación de familiares de los ordenandos, el Padre Colin Bircumshaw, párroco de la Parroquia de Sta. Ana y director diocesano de vocaciones, señaló a los entonces Diáconos Rausseo y Cerón, proclamando que los candidatos merecían

ser ordenados.

En una homilía llena de reflexiones personales y escritos de la iglesia sobre el papel de un sacerdote, el Obispo Wester habló de la vocación tanto como una fuente de alegría como de sufrimiento. Les pidió a los ordenandos que reflexionaran sobre el importante papel que la reconciliación juega en el mundo tan problemático de hoy, y los alentó para que reúnan al pueblo de Dios en el nombre de Cristo.

Haciendo uso de la poderosa imagen del fuego «que iluminó los rostros de los apóstoles», el Obispo Wester urgió a los ordenandos a que se valgan de la gracia de Dios para confrontar el violento mundo de hoy, un mundo de guerra, de violencia urbana, de la pena de muerte, de adicciones, de abuso doméstico, de prejuicio e intolerancia, de hambre, de enfermedad, de consumerismo, de pobreza, y de genocidio.

«El fuego luego da lugar a la imagen del alimento. El alimento da lugar a la imagen de la Eucaristía. Leemos en "Lumen Gentium" que es en la reunión eucarística de los fieles que los sacerdotes ejercitan en grado supremo su oficio sagrado. Allí, actuando en la persona de Cristo y proclamando su misterio, ellos unen las ofrendas votivas de los fieles al sacrificio de Cristo su cabeza…»

Después de un breve examen de las intenciones de los candidatos a la ordenación, la ceremonia continuó con la conmovedora promesa de la obediencia de los ordenandos al obispo y a sus sucesores y su prostración al pie del altar de la catedral. El Coro de la Catedral y los Coristas de la Madeleine Choir School, bajo la dirección de Gregory Glenn entonaron la Letanía de los Santos.

Luego, el Obispo Wester ungió las manos de cada uno de los hombres con el aceite del Santo Crisma y les dio las ofrendas del pan y vino, las cuales habían sido traídas al altar por miembros de sus propias familias.

Colocando sus manos sobre la cabeza de cada uno, el Obispo Wester bendijo a los ordenandos. Miembros del presbiterado diocesano, los sacerdotes reunidos de la Diócesis de Salt Lake City, luego se enfilaron hacia el altar para hacer lo mismo.

Presentes en el altar con el Obispo Wester se encontraban el Vicario General Diocesano Monseñor J. Terrence Fitzgerald, el Muy Reverendo Padre Joseph M. Mayo, rector de la catedral, los consejeros diocesanos, y los diáconos de la catedral y de la diócesis. También estuvo presente el Muy Reverendo P. Richard Paperini, presidente rector del Seminario Mount Angel, donde ambos candidatos estudiaron para el sacerdocio.

Con ayuda adicional de sus familiares y de sacerdotes, los nuevos ordenados fueron vestidos para la Liturgia de la Eucaristía. Quitándose las estolas del diaconado, se pusieron las estolas y las casullas del sacerdocio y se prepararon para concelebrar el resto de la Misa con el Obispo Wester y los demás sacerdotes allí reunidos.

Los primeros en recibir la Comunión de manos de los sacerdotes recién ordenados fueron los miembros de sus propias familias, y luego la congregación que casi llenó la Catedral para esta ceremonia tan especial.

La Misa con su fuerte influencia hispana fue seguida por una fiesta celebratoria en la plaza de la Catedral. Con piñatas colgadas de árboles y bebidas y pan dulce Mexicano, las comunidad celebró junta la ordenación.

Efectivo el 2 de agosto de 2007, el Padre Cerón empezará su servicio como vicario parroquial de la Parroquia de San Francisco Xavier en Kearns. El Padre Rausseo empezará sirviendo como vicario parroquial de la Parroquia de San Francisco de Asís en Orem.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2020 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.