Reporte al Pueblo de Dios de la Diócesis de Salt Lake City

Friday, Sep. 14, 2018
Reporte al Pueblo de Dios de la Diócesis de Salt Lake City + Enlarge
El Rev. Oscar A. Solis D.D. , Obispo de Salt Lake City
By The Most Rev. Oscar A. Solis
Bishop of Salt Lake City

Mis hermanos y hermanas en Cristo:

Nuestra Iglesia Católica se entreteje en un escándalo muy estremecedor, doloroso, vergonzoso escándalo sexual que ha traído mucho enojo, dolor, duda y perdida de fe en al Iglesia y en los líderes de fe. La reciente revelación del Gran Jurado de Pensilvania ha revelado la historia

 Desgarradora y los pecados de algunos sacerdotes y obispos, así como los intentos de omisiones y encubrimientos de algunos líderes de nuestra Iglesia quienes miserablemente fallaron en llevar la responsabilidad sacra de proteger a los niños de Dios bajo y cuidado pastoral.

La Diócesis Católica de Salt Lake City está comprometida en brindar cuidados seguros y amorosos para los jóvenes e nuestras parroquias, misiones, escuelas y demás ministerios. Verdaderamente tratamos de proteger a nuestros niños y proveer asistencia para las víctimas – sobrevivientes quienes han sido abusados por el clero o por otro personal de la Iglesia para que asi puedan encontrar sanación, justicia, reconciliación y paz.

 Humildemente les presentó una breve reseña de los Programas Diocesanos y Acciones brindándoles información pertinente sobre como el nuestra Iglesia local aborda y sigue respondiendo asegurando la seguridad de los menores y niños bajo nuestro cuidado pastoral. Este reporte brinda información estadística sobre los alegatos de abusos de menores que la diócesis ha recibido y procesado. Incluye la actual póliza conocida como “

 “Charter for the Protection of Children and Young People” la cual define los procesos por los que nuestra diócesis trata los reporte sy kas investigaciones de cualquier alegato en contra de sacerdotes, religiosos o personal de la iglesia. También observamos la estricta implementación de la póliza de Cero Tolerancia  la cual llama a la inmediata extracción del ministerio de los ofensores.

Nuestra Iglesia nunca se puede relajar en cuanto a la vigilancia de un ambiente seguro para nuestros niños, esto constantemente haciendo revisión de antecedentes de todos los sacerdotes, maestros, personal de iglesia y ministerios en las parroquias brindando así programas extensivos de educación y entrenamiento para sacerdotes, maestros y otros trabajadores de la Iglesia asegurándose así la seguridad de nuestros niños. También proveemos programas relevantes y apropiados para la edad de los niños, sobre educación acerca del abuso sexual a los niños y los ayudamos a aprender cómo evitar y como reportar comportamientos cuestionables.

En la Diócesis de Salt Lake City, tenemos la responsabilidad sacra de proteger seriamente a nuestros niños. Nos entristece y nos avergüenza el escándalo sexual en nuestra Iglesia. Algunos de nuestros sacerdotes y obispos han cometido daño e injusticias ante muchos. A nombre de todos mis hermanos sacerdotes, y de mi persona, les imploro perdón por sus pecados y fallas.

Les aseguro que estamos trabajando duro para brindar un ambiente seguro para nuestros niños. Su apoyo es esencial. Por favor únanse en oración por todas las victimas – sobrevivientes y por sus familias para que todos encuentren sanación, justicia y paz. Incluya a todos nuestros sacerdotes para que continúen esforzándose en ser verdaderos pastores de Cristo dedicados al cuidado de su rebaño. Pero, sobre todo, oren por los obispos, para que puedan seguir vigilantes y conscientes de nuestra responsabilidad en la protección de las vidas, santidad y dignidad de cada niño que Dios nos ha dado.

Historia de los alegatos de abuso por clero en la Diócesis de Salt Lake City

En 1990, el Obispo William K. Weigand de la Diócesis de Salt Lake City publicó una Póliza Diocesana abordando los alegatos de abusos sexuales en contar de menores en el que se incluye la investigación del abuso sospechado por ministros de la iglesia, el reporte y el retirar a los ofensores del ministerio. También instituyó una póliza estricta para asegurarse que alegatos futuros fueran reportados a las autoridades y que quien fuese encontrado culpable de cometer un abuso, fuese sacerdote, diácono, religioso o laico, debería ser responsable y permanentemente removido del ministerio en la diócesis.

Alegatos de Abusos Sexuales de clero a menores

Lo siguiente es un reporte estadístico de alegatos fia-bles hechos en contra de ministros de la Iglesia acusados de abusar a menores entre los años 1960 al 2018:

Desde 1990, la Diócesis ha recibido alegatos fiables de abusos sexuales en contra de 16 sacerdotes, 1 hermano religioso y 1 seminarista que involucraron a aproximadamente 34 víctimas.

– 16 de los 18 incidentes ocurridos entre 1962 y 1994 fueron antes de que al documento “Charter for the Protection of Children and Young People” de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos fuese esta-blecido e implementado en el 2002.

–  2 reportes de alegatos fueron recibidos entre el 2002 y 2003 después de que este documento fuera puesto en efecto.

– 4 reportes de abuso sexual que sucedieron entre 1951 y 1975 fueron recibidos en la diócesis entre el 2005 y el 2010. Estos involucraron victimas quienes no recuerdan quien fue el perpetrador (sacerdote o laico) que los abusaron. A todas las víctimas se les ofrecieron recursos para asistir a terapia.

– La mayor parte de los alegatos fueron reportados y recibidos por la diócesis después de que el sacerdote bien ya no era parte de la vida sacerdote, se había retirado, o había regresado a su país de origen o bien había fallecido.

– Todos los alegatos fueron reportados a la División de Servicios para niños y Familias y a todas las víctimas se les ofreció asistencia pastoral y consejería y terapias.

– Después de la promulgación del Capítulo en el 2002, la Diócesis de Salt Lake City envió 3 casos a la Congregación de Doctrina y Fe del Vaticano para el proceso canónico conforme estos crímenes fueron reservados para su oficina y jurisdicción.

– 2 casos fueron confirmados por decisiones admi-nistrativas del Obispo y 1 de ellas, después de un largo juicio, tuvo como resultado la destitución del estado clerical o del sacerdocio.

– Ningún otro caso ha sido enviado a la Congregación sobre abusos de menores en la Congregación del Clero en cuanto a facultades especiales otorgadas en los casos de destitución del estado clerical o del sacerdocio.

– Recientemente, este año, otros dos alegatos de abusos sexuales fueron reportados en contra de 2 sacerdotes. Ambos han sido reportados ante las autoridades, la investigación está vigente y ambos han sido suspendidos temporalmente de su ministerio sacerdotal.

ACCIONES PRESENTES y FUTURAS

Desde 1990, la Diócesis ha respondido y seguirá res-pondiendo ante los alegatos de abuso sexual por sacerdotes y fielmente observara las provisiones de  “Charter for the Protection of Children and Young People” publicado en el 2002 en Dallas, Texas.

1. Conforme al mandato, La Diócesis mantiene la Oficina del Ambiente Seguro para implementar las pólizas:

– Brindando prevención de abusos y programas de reportes tanto para menores como para adultos..

– Monitoreando a los adultos a través de la revisión de antecedentes a todos quienes trabajan con niños  en la Iglesia o en las escuelas.

– Exigiendo a todas las parroquias contar con un Comité del Ambiente Seguro responsables de llevar a cabo la revisión de antecedentes y entrenamiento para todos los trabajadores de la Iglesia y otros ministerios, ofreciéndoles educación, información y entrenamiento sobre el Ambiente Seguro tanto para adultos como para niños.

– Planeando el cumplimiento del Mes de la Prevención de Abusos cada año, para construir conciencia y para educar sobre el tema.

– Incluir otras normas esenciales tales como guías para oración, reconciliación, saneamiento, prevención de actos futuros de abuso y cumplimiento del proceso de auditorias anuales. Estas normas  se encuentran en el Manual Administrativo Diocesano que guía, pone en acción, se revisa y fortalece al pasar del tiempo. Desde la apropiación del Capítulo, la Diócesis de Salt Lake City ha estado en total cumplimiento cuando es auditada por la Oficina Nacional.

2. La Iglesia recibe y trata cualquier alegato o queja de abuso sexual con un menor o cualquier mala conducta sexual de manera muy seria, realizando una investi-gación inmediatamente y reportándolo al Departamento de Servicios Familiares y Niños así como a la policía.

3.  Después de recibir un alegato, la persona acusada es puesta en suspensión temporal de su ministerio sa-cerdotal o de sus actividades administrativas, mientras se realiza la investigación. La Diócesis extiende alcance pastoral a las víctimas y a sus familias incluyendo la práctica del ofrecimiento de terapia para las víctimas de abusos sexual. Que un alegato ha sido recibido, también se anuncia en la parroquia o parroquias en donde el sacerdote acusado ejerció o está asignado a ejercer mi-nisterio. Si requerido, los sacerdotes acusados necesitan ir a una evaluación psicológica y a tratamiento antes de que se realice cualquier consideración para regresar al ministerio.

4.  Mantenemos un Comité de Revisión Individual el cual consiste en hombres y mujeres laicos de varias profesiones y experiencia, así como del clero. Ellos ayudan con la investigación y revisan todos los reportes de abusos sexuales a menores y oreas conductas inapropiadas, retroalimentando y dando consejos disciplinarios al Vicario de Clero y al Obispo, incluyendo la recomendación de quitar al sacerdote del ministerio cuando se considera necesario.

5. Seguiremos actualizando, revisando y expandiendo los procedimientos de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos y nos adheriremos estrictamente a la póliza de Cero Tolerancia para que así ningún sacerdote, personal, o voluntario, encontrados de haber abusados un menor en cualquier momento de sus vidas o sean acusados con pruebas fiables de abusos sexuales regresaran al ministerio.

La Diócesis de Salt Lake City está comprometida con salvaguardar esta responsabilidad sacra  fielmente hoy y en un futuro. Con su apoyo, esperamos brindan un Ambiente Seguro para nuestros niños y para todos.

Más aun, por los horribles pecados de algunos sacerdotes en contra de menores, y las fallas de algunos obispos en su responsabilidad de nutrir y proteger a los más pequeños, le pedimos a todas nuestras comunidades parroquiales hacer un acto de penitencia y reparación. Animo a todas las parroquias y escuelas Católicas de Utah a ofrecer un tiempo de oración, sanación y re-conciliación. Unámonos en nuestras comunidades pa-rroquiales cada Primer viernes de mes desde septiembre hasta diciembre, o conforme el horario de las parroquias lo permita, para un servicio de oración- Bendición- Hora Santa o Rosario, y recordemos, en nuestras intenciones, a todas las victimas-sobrevivientes , a sus familias y a nuestra Iglesia. Oremos en este tiempo de obscuridad, vergüenza, enojo y dolor para que Dios nos bendiga con su Misericordia y amor par que la justicia y paz prevalezcan en todos.

Traducido por: Laura Vallejo

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2018 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.