Sacerdote diocesano es asignado como Vicario para el Clero

Friday, Jun. 28, 2019
Sacerdote diocesano es asignado como Vicario para el Clero + Enlarge
El padre Kenneth Vialpando, quien actualmente sigue como párroco en la iglesia de St. Marguerite, comenzará su nueva asignatura de tiempo completo el 1ero de agosto.
By Linda Petersen
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — El padre Kenneth Vialpando, actual párroco de la Iglesia de St. Marguerite ha sido asignado como Vicario para el clero en la diócesis. Nativo de Utah el padre Vialpando ha servido en diversas posiciones para la Iglesia.

Fue ordenado para la Diócesis de Salt Lake City el 4 de agosto de 1991 en su Iglesia natal de St. Marguerite ya que la Catedral de la Magdalena estaba en renovación. Sirvió como maestro de educación religiosa en la preparatoria Católica de Judge Memorial y como vicario parroquial de la Iglesia de Santa Teresita del Niño Jesús y de St. Ambrose. Ha sido párroco de las Iglesias de  St. Pius, Nuestra Señora de Guadalupe, St. Joseph y de St. Marguerite.

El padre dijo que esta nueva asignación lo tomó totalmente por sorpresa.

“Cuando el Obispo me mencionó que tenía planes para que yo trabajará en el Centro Pastoral como vicario para el clero, me quedé pasmado, primero que nada porque sentí un gran honor al haber sido considerado para una posición como esta, y después porque en verdad me siento totalmente honrado, es así que me dije a mi mismo ‘Esto no puede ser – el Obispo está pensando en la persona equivocada para este ministerio y ni siquiera se ha dado cuenta’,” dijo el padre Vialpando.

El padre dijo que por si acaso, le envió la misma carta al Obispo Oscar A., Solis dos veces, con sugerencias de otros padres que serían mejores para el trabajo. El recibió no como respuesta y el Obispo lo invitó a reunirse con él.

“Pensé vamos a platicar sobre ello, pero él ya tenía la carta de mi asignación lista en su escritorio y solo me dijo ‘Aquí está tu nueva asignación’. Me di cuenta que debía poner en práctica la virtud de la obediencia.”

“A pesar de sentirme aprensivo sobre mi habilidad para el ministerio, me sentí muy honrado por la confianza que el Obispo puso en mí, y por la fe que me tuvo, y ahora estoy dispuesto a dar el 110 por ciento,” dijo el padre.

Más adelante el Obispo Solis le dijo al Intermountain Catholic que había escogido al padre Vialpando por la recomendación de los sacerdotes diocesanos quienes estiman mucho al padre.

Anteriormente la responsabilidad del vicario para el clero en la Diócesis de Salt Lake City ha estado en el canciller o en el Vicario General, Monseñor Colin F. Bircumshaw, vicario general quien por varios años sostuvo el cargo. Sin embrago, monseñor dijo que el Obispo siente que, con el crecimiento de la Iglesia en la diócesis, es tiempo de repartir más las responsabilidades.

“Estas funciones en diócesis grandes, generalmente son realizadas por obispos auxiliares,” dijo Monseñor Bircumshaw, y la diócesis de Salt Lake City ha crecido “lo suficiente que la necesidad va más allá de una sola persona, de un solo sacerdote, para poder realizar los deberes de vicario general, moderador de la curia y vicario para el clero.”

“Básicamente es el Obispo diciendo hay muchos trabajos, muchos sombreros en la diócesis para que solo se los ponga una persona. Realmente me siento aliviado… especialmente porque el padre Vialpando tiene ahora esta posición. Realmente admiro al padre Ken, él es muy respetado por el clero… si pudiésemos clonarlo como sacerdote, él podría cubrir todas las asignaciones. Es una persona dedicada, talentosa, agradable y con un gran sentido del humor.”

Como vicario para el clero, el padre Vialpando tiene varias responsabilidades. El asiste a las necesidades del clero, trata las quejas y los comentarios, da la bienvenida y orienta a los sacerdotes que llegan de otras diócesis o de otros países, ayuda a que los nuevos sacerdotes se ajusten, supervisa las investigaciones preliminares y mantiene al día la información con respecto a posibles litigaciones civiles concernientes al clero. En esta posición, sirve a 37 sacerdotes diocesanos, 15 sacerdotes externos, 19 sacerdotes retirados y a 68 diácono activos. Esta asignación no tiene un término especifico.

“Ya ha sido reveladora; me ha abierto los ojos y me ha ayudado a ser un mejor sacerdote,” dijo el padre Vialpando quien ha estado sirviendo como vicario para el clero con capacidades limitadas desde el mes de febrero, trabajando un día a la semana en el Centro Pastoral y continuando como párroco de St. Marguerite. El 1 ero de agosto será cuando comience la posición de tiempo completo.

“Mi misión y mi meta es aprender de mis hermanos sacerdotes y apoyarlos en su camino,” dijo el padre Vialpando.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.