Se realizará ordenación al diaconado de Seminarista diocesano

Friday, May. 17, 2019
By Linda Petersen
Intermountain Catholic

Traducido por: Laura Vallejo

SALT LAKE CITY — Dios trabaja en maneras misteriosas y esas maneras pueden ser muy persuasivas cuando Él necesita que alguien en particular realice cierto trabajo. El seminarista Dominic Sternhagen hace algunos años aprendió esto, cuando durante un vuelo retrasado en el aeropuerto de Salt Lake City se siento inclinado a servir en la Diócesis de Salt Lake City.

“Simplemente lo sentí, fue algo extraño, sentí que este era mi sitio’,” en donde debía de servir dijo Sternhagen. A pesar de haber pasado por el aeropuerto de SLC en varias ocasiones nunca había visitado Utah.

“Pensé ‘wow no sé qué hacer con esto.”

En ese entonces él estaba estudiando para ser un sacerdote para la Legión de Cristo y sabía que sería extremadamente imposible que la Legión lo enviase a servir en Utah, así que puso sus sentimientos de lado y continuo con sus estudios en la Legión.

Sin embargo, “después de 12 años me di cuenta que eso no era a lo que Dios me estaba llamando,” dijo Sternhagen. “Pensé debo de hacer algo para resolver esto.”

Tomándose un año para hacer trabajo pastoral en Filadelfia, se dio cuenta que Dios lo estaba llamando en otra dirección. Recordando los sentimientos en el aeropuerto de Salt Lake, llamó al director de vocaciones de la diócesis de Salt Lake City para expresarle su interés en servir allí.

Una vez que el director de vocaciones supo que Sternhagen hablaba español, le ofreció traerlo a Utah. Al llegar,  Sternhagen sirvió primero en la parroquia de Ogden para entonces, durante varios meses, servir en la parroquia de St. Mary en West Haven.

“Simplemente sentí que eso era lo correcto,” dijo Sternhagen sobre esas experiencias, así es que aceptó la invitación para ingresar al seminario Mount Angel en preparación para ordenarse como un sacerdote diocesano.

Su llamado a servir en Utah no fue el primer encuentro inusual del seminarista con el Señor. Sternhagen dijo que él siempre tuvo la sensación de que sería sacerdote.

Cuando nació, su tía abuela Irma., quien era de Bélgica, proclamó que por la manera en que su cabello estaba rizado esto era un indicativo de que sería sacerdote.

“Así es que siempre pensé. “Oh no, tal vez esto es algo a lo que estaba simplemente predestinado,” dijo Sternhagen.

Mientras asistía a la preparatoria en el seminario de  Benedictine de Christ the King en British Columbia, Canadá, él no sentía el llamado al sacerdocio. Planeaba algún día tener una familia y una carrera profesional, hasta que un buen día, mientras estaba en casa durante el verano, estaba orando en su parroquia en Michigan.

“Tuve una gran experiencia del llamado de Dios,” dijo Sternhagen.

“¿Qué verdadero hombre sería un sacerdote?, dijo encontrarse preguntando en su oración. “Vi hacia arriba y vi el crucifijo y me pareció que Cristo me preguntaba, ‘¿Fuí yo un verdadero hombre? ¿Me casé? ¿Tuve familia? ¿Hice lo que yo quería hacer o hice la voluntad de mi Padre?... fue entonces cuando recibí la gracia de su alegría y su paz acerca de la idea de ser sacerdote, y del deseo de dar mi vida al servicio de los demás.”

Desee ese momento Sternhagen siguió el llamado. En el 2004 ingresó a los Legionarios de Cristo y ahora se encuentra terminando el tercer años de estudios en el Seminario Mount Angel . En el mes de junio será ordenado al diaconado transitorio. Sternhagen espera con alegría su futuro en la Diócesis de Salt Lake City y está feliz de poder servir en donde sea necesario.

“Siempre me sentí llamado a servir a las personas; es por eso que quise ser sacerdote,” dijo Sternhagen.

“Quiero llevar a las personas hacia Cristo, ayudar a que sean discípulos,” dijo Sternhagen acerca de su servicio futuro en la diócesis. “Esto es algo fundamental y creo que es algo que a veces olvidamos en nuestra Iglesia… Creemos que la Iglesia es acerca de hacer algo, y si es de eso y de aquello, pero en realidad si las personas tienen una relación con Cristo, si las personas tienen una relación con Dios, sus vidas se transformarán y harán cosas maravillosas y serán personas maravillosas.”

Las personas con quienes Sternhagen ha servido,  dijeron que él tiene mucho que ofrecer en la diócesis.

 “Dominic es una persona de oración; es inteligente y con los pies en la tierra. Quiere mucho  a las personas. He descubierto que es muy trabajador y una persona diligente,” dijo Monseñor  Martin Diaz, rector de la catedral de la Magdalena, en donde  Sternhagen sirvió por un tiempo.

Sternhagen será ordenado al diaconado transicional el 7 de junio en la Catedral de la Magdalena; durante el verano estará sirviendo en la parroquia de Christ the King en Cedar City .  En el otoño regresara al seminario a concluir su último año de estudios. Se espera que su ordenación al sacerdocio sea el próximo año.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2019 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.