Seminaristas preparan para una vida de servicio a la Diócesis de Salt Lake City

Friday, Dec. 01, 2006

SALT LAKE CITY — «Donec formetur Christus in vobis» – «Que Cristo sea formado en ustedes» – es el tema para el curso de estudios que los sacerdotes siguen antes de ordenarse. Este pasado mes de mayo, la Diócesis de Salt Lake City ordenó a cuatro sacerdotes, la ordenación en una misma ceremonia más grande de sacerdotes en por lo menos 50 años. El próximo año, la diócesis espera ordenar al sacerdocio dos hombres más en la Catedral de la Magdalena, primero Dios, bajo la dirección del noveno obispo de Salt Lake City.

Para todos los hombres percibiendo una vocación al sacerdocio, la experiencia de la vida en un seminario es un momento muy importante en su formación. «Aquí nos preparamos no solo como filósofos, sino también como teólogos», dijo el Diácono José Rausseo, quien está ahora en su último año en el Seminario Mount Angel en St. Benedict, Oregon. «Estamos bien preparados en el conocimiento de nuestra teología, y nos están entrenando y preparando en una forma ministerial.«

«Aunque realmente disfruto mi vida en el seminario, es lo que viene después para lo que nos estamos preparando. Mi pastor en la Parroquia del Sagrado Corazón en Salt Lake City, Padre Hernando Díaz, me dijo en una ocasión, "Disfruta tu vida en el seminario, porque después tendrás que trabajar."«

«Este año es muy emocionante porque estamos ansiosos de saber como será la vida como pastor. Nuestras clases están enfocadas en los aspectos prácticos de la vida como pastor. También es muy emocionante porque simplemente es el último año. Es como que quisiéramos ser ordenados mañana mismo.»

El compañero seminarista Diácono Manuel de Jesús Cerón, también en su último año de formación en Mt. Angel, comparte la expectativa para el futuro del Diácono Rausseo. «Ahora tenemos una mayor responsabilidad con el testimonio que damos como ministros porque todos los seminaristas consideran a los diáconos un punto de referencia. Este año es diferente en ese aspecto, porque ahora tenemos que ser como modelos para los seminaristas que están en los años inferiores; ahora debemos de ser los líderes.«

«Ahora es un tiempo de transición, de realización de que dejaremos el seminario y viviremos en una parroquia en un futuro cercano. Anticipo la emoción de la primera parroquia a la cual seré enviado para finalmente empezar a servir. Es emocionante imaginarme a donde podré ir, imaginarme donde será que serviré a la gente de la Iglesia de Utah», él dijo.

Michael Ortega estudió como seminarista después de la preparatoria de 1978 a 1980 en Mt. Angel pero dejó el seminario para seguir otros intereses. Después de sentir de nuevo el llamado al sacerdocio, entró de nuevo al seminario, esta vez con un postgrado. «Es diferente cuando uno está afuera en el mundo, trabajando y estudiando, porque uno puede balancear las cosas fácilmente», él dijo.

«Aquí, aunque es solo un programa de formación, hay muchas cosas que requieren atención específica. Es un gran reto crear un estilo de vida balanceado. Están las oraciones de la mañana, las oraciones de la tarde, la Misa, la conferencia de los Lunes por la noche, el trabajo escolar, la tarea. Los Miércoles por la noche participo en un grupo de RICA en una parroquia cercana como un deber ministerial.»

Ortega está estudiando el primero de cuatro años de teología. Antes de los cursos de teología, los seminaristas en los Estados Unidos son guiados a través de un programa de licenciatura en filosofía que dura cuatro años, o, si ellos ya han terminado una licenciatura en otro lugar, estudian un curso de dos años en pre-teología. Actualmente los seminaristas para la diócesis están estudiando en Mt. Angel en Oregon y en el Seminario St. Patrick en Menlo Park, Calif.

El compañero Joseph Frez, estudiante de teología del primer año, ve este año como un año de transición entre el curriculum de pre-teología y los cursos de teología más rigurosos. Recordando específicamente el año pasado, Frez dijo, «Las clases que aquí tenemos son muy interesantes porque nos dan un conocimiento profundo de la fe y de la iglesia. En mi clase de introducción a teología el año pasado, nuestro profesor, P. Jeremy Driscoll, uno de los monjes en el Monasterio de Mt. Angel, habló acerca de la Eucaristía en una forma que jamás yo había escuchado. Las clases en el seminario nos abren los ojos a la información acerca de la fe.»

Tai Nguyen llegó a los Estados Unidos hace solo 10 meses, pero había previamente hecho un año y medio de teología en las Filipinas. Este año está trabajando a través de un curso intensivo en Inglés.

Según Nguyen, «Aquí la comunidad es buena porque puedo conocer diferentes seminaristas de diferentes paises, no solo los vietnamitas, sino también mexicanos, americanos, africanos, y sud americanos por lo que así puedo aprender y apreciar las diferentes culturas.«

«Nosotros los seminaristas de Salt Lake City nos juntamos cada semana. Todos los días nos vemos de paso pero no tenemos mucho tiempo para tener discusiones. Por lo que una vez a la semana cenamos juntos y cada Martes y Jueves tenemos las oraciones de la mañana juntos», él dijo.

Al describir su llamado al sacerdocio, Ortega bromeó que el recibió su llamado, con su nombre, un Domingo desde el púlpito en la Iglesia de Sta. Ana. El Diácono Rausseo ve los eventos en su vida, viniendo de la Iglesia del Sagrado Corazón en su pueblo en Venezuela, aprendiendo sobre la Iglesia Católica en Utah, convirtiéndose en un miembro activo al participar en los ministerios en la Iglesia del Sagrado Corazón en Salt Lake City, como los pasos que finalmente lo llevaron a sus estudios en el seminario y a su esperada ordenación en unos cuantos meses.

Según el Diácono Cerón, «Siempre que pienso acerca de mi vocación, me doy cuenta que la respuesta es más y más definida. Yo creo que la vocación viene desde la infancia, de una educación Cristiana, mis padres y sus devociones, de ir a Misa. Lo sentí más concretamente en mi adolescencia. Sin embargo, fue el testimonio de sacerdotes, hombres que son contentos en su ministerio, quienes me hicieron pensar y me hicieron preguntar y discernir más, y me inspiraron a discernir.»

Para imágenes de la vida en el seminario tomadas por algunos de los seminaristas de la Diócesis de Salt Lake City, vea nuestra página web www.iCatholic.org y siga el enlace de Utah Católico.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2020 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.