Servicios fúnebres, en memoria y de sepultura permiten a las familias de los mineros decir sus devotos adioses

Friday, Oct. 05, 2007
Servicios fúnebres, en memoria y de sepultura permiten a las familias de los mineros decir sus devotos adioses Photo 1 of 2
Padre Donald E. Hope y el Obispo Wester están rodeados por los hijos de Payán y Hernández en el sitio de la perforación número siete.

HUNTINGTON – La dolorosa búsqueda de los seis mineros fallecidos se había terminado dejando solo funerales, un servicio público en memoria de los mineros, y un servicio privado de sepultura para las familias de los tres mineros Católicos.

El 6 de sept. se celebró en la Misión San Rafael en Huntington una Misa fúnebre para Luis Hernández y Carlos Payán. Cocelebrada por el Padre Donald E. Hope, párroco de la Parroquia de Nuestra Sra. de Lourdes en Price, Padre Omar Ontiveros de la Catedral de la Magdalena, y Padre Oscar Martínez de la Parroquia de San José en Ogden, la Misa tuvo su énfasis en la resurrección.

El P. Hope dijo que la Misa fúnebre era "una ocasión agridulce," y alentó a los familiares para que recuerden a los mineros como, "aquellos que les enseñaron como amarse los unos a los otros. Ahora le pedimos a Dios que los lleve hacia él."

Una segunda Misa fúnebre, para Manuel "Manny" Sánchez se celebró el 15 de sept. en la Parroquia de Nuestra Sra. de Lourdes en Price.

El 9 de sept. en un servicio público en memoria de los nueve mineros fallecidos, el Obispo John C. Wester, como presentador invitado, se dirigió a los presentes tanto en Inglés como en Español. En un nivel profundo, él dijo, nada puede estar más alejado de la verdad que el pensar que se ha perdido la fe.

"Nuestra esperanza está en Dios; nuestra esperanza está en Jesucristo, quien conquistó la muerte y nos dió la vida eterna a través de su cruz y su resurrección...

"El día de hoy hay otro motivo para nuestra esperanza," dijo el obispo. "Yo creo que todos nosotros aquí en Utah estamos convencidos que sus familiares son verdaderos héroes…"

El 10 de sept., 25 miembros de las familias Hernández y Payán, encabezados por un ayudante del sheriff del Condado Emery, subieron por la escabrosa colina hasta llegar al séptimo hoyo que se perforó durante la infructuosa búsqueda de los seis mineros atrapados. Ahí, el Obispo Wester y el P. Hope bendijeron el terreno y dijeron oraciones para la sepultura.

Los acongojados familiares depositaron rosas sobre la paleta que cubre la perforación y soltaron globos por los nueve mineros fallecidos. Cada uno de los familiares roció el sitio con agua bendita y observó un momento de silencio en el sitio. Cuando el servicio estaba terminando, un águila solitaria voló sobre el sitio, se detuvo, y reanudó su vuelo.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2020 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.