Voluntarios Católicos tienden una mano de ayuda después de la tormenta

Friday, Sep. 18, 2020
Voluntarios Católicos tienden una mano de ayuda después de la tormenta Photo 1 of 2
El cementerio Católico Mount Calvary sufrió varios daņos por la tormenta de vientos la cual llegó a casi a las 100 MPH. Varios árboles cayeron sobre las tumbas.
By Laura Vallejo
Intermountain Catholic

SALT LAKE CITY — Después de los vientos huracanados que causaron un extensivo daños en la parte norte y central del estado de Utah el 8 de septiembre, los cuales derribaron cientos de árboles, la comunidad Católica unió fuerzas para tender una mano de ayuda y apoyo.

Los estudiantes de la preparatoria Católica Judge Memorial comenzarón a recolectar los escombros de las calles y a cortar los troncos de los arboles caídos como una manera de hacer servicio Cristiano.

“Muchos de los estudiantes no podían realizar este servicio en los lugares que antes lo hacían debido a las restricciones por el COVID 19,” dijo Celina Poppe, directora del ministerio de campus de la preparatoria Católica Judge Memorial; así que tender una mano después del azote de al tormenta fue una buena oportunidad de servicio. “El reunirnos como comunidad a través de los momentos difíciles para ayudarnos los unos a los otros es lo que el servicio Cristiano es.”

Antes de que la tormenta azotara, la escuela se encontraba buscando actividades y lugares en donde los estudiantes pudieran realzar sus horas de servicio, las cuales son obligatorias.

La limpieza después de la tormenta “fue algo que pudieron realizar en sus vecindarios y cumplir con horas de servicio dándole ayuda a quienes más lo necesitaban de manera segura,” dijo Poppe, quien también ayudó con los esfuerzos de limpieza. “Ya que estamos en el exterior, nos podíamos mantener a 6 pies de distancia de los demás, y estábamos trabajando para el bien común… Realmente estamos llamados a unirnos en estos tiempos de grandes necesidades, de incertidumbre y de retos.”

Mientras que Poppe y algunos estudiantes estaban limpiando las ramas, cortando los árboles caidos, variás personas se iban acercando a ayudar.

“Somos parte de una comunidad Cristiana que está llamada a trabajar unida, y esta fue sólo una manera en que lo pudimos lograr de forma segura para todos,” dijo Poppe.

El 9 de septiembre los Caballeros de Colón de Utah publicarón en Facebook un llamado a sus miembros para ayudar con la limpieza de los daños que la tormenta ocasionó en el Monasterio de las Carmelitas en Holladay,  en donde una docena de árboles se cayeron. El 12 de septiembre, 47 miembros de los Caballeros de Colón de Utah, así como sus familiares llegarón al monasterio con sierras y otras herramientas.

“Los daños a nuestra propiedad incluyendo los arboles caídos y las decenas de ramas, fue devastador, especialmente después de haber cuidado y nutrido esta tierra durante varios años,” escribió la Madre Therese Bui en su nota de agradecimiento a los Caballeros. “Solo nuestros esfuerzos para limpiar los escombros y restaurar el hermoso paisaje hubiesen sido lentos y descorazonadores. Estamos tremendamente agradecidas y profundamente conmovidas de haber recibido su generosa asistencia y su apoyo. … Las palabras no pueden expresar la paz y alegría que nos han dado al ver nuestro hogar restaurado y que ahora una vez más podemos caminar entre la naturaleza en comunión en silencio con Dios.”

 En otras partes de la diócesis reportes preliminares de los daños por la tormenta llegarón de la Catedral de la Magdalena, la Iglesia Holy Fanmily y  de St. Olaf, la escuela Madeleine Choir y del Centro Pastoral. John Curtice director del Cementerio Católico Mount Calvary dijo que allí 21 árboles fueron devastados, varáis líneas de agua rotas, el asta de la bandera destruido y numerosas criptas alzadas de la tierra,

Marie Mischel contribuyó con este artículo.

For questions, comments or to report inaccuracies on the website, please CLICK HERE.
© Copyright 2020 The Diocese of Salt Lake City. All rights reserved.